Francia se paraliza por el ajuste anunciado por Hollande
El primer ministro de Portugal, Pedro Passos-Coelho.
El primer ministro de Portugal, Pedro Passos-Coelho. EFE

Portugal anuncia una rebaja del 10% en las pensiones públicas

La medida afectará a los jubilados que cobran más de 600 euros

Los recortes anunciados responden a las exigencias de Bruselas y el FMI

La consolidación fiscal y las reformas estructurales han adquirido un papel protagonista en la agenda de los países de la zona euro. Y entre ellas sobresale la reforma de las pensiones, que trata de acompasar el crecimiento imparable de las prestaciones con el fuerte ajuste de empleo. Y la solución pasa, como en España, en un ajuste de las pensiones, que varía en su montante y en su graduación. La reforma presentada en España prevé que el modelo no se tocará hasta 2019 y que las pensiones nunca bajarán, aunque abre la posibilidad a que los pensionistas pierdan poder adquisitivo. 

Las reformas propuestas en Francia y Portugal van bastante más allá. Especialmente en el caso portugués, que propone un recorte medio del 10% en las pensiones de más de 600 euros y una disminución de las jubilaciones anticipadas de cara al año que viene. La medida, que el Consejo de Ministros deberá aprobar en las próximas semanas, se enmarca en el plan de ajustes exigido a Portugal por la UE y el Fondo Monetario Internacional (FMI) en el rescate financiero y plantea un ahorro de unos 700 millones de euros en gasto público. Los recortes se aplicarían sobre las pensiones superiores a 600 euros concedidas hasta 2005 y afectarían a unas 300.000 personas, según el texto.

En el plan quedan fuera de la reducción unas 134.000 pensiones, entre ellas las de familiares de los fallecidos con una cuantía inferior a 419 euros, un umbral más alto que el considerado en la versión inicial de agosto, que preveía aplicarlos sobre las jubilaciones de más de 300 euros.

El ajuste anunciado en Francia es menos lesivo en principio, pero ha provocado una sublevación de los sindicatos. Más de medio millón de funcionarios salieron ayer a las calles para protestar contra la reforma que el presidente de Francia quiere aprobar esta semana para restablecer el equilibrio en el déficit del sistema, que alcanzará los 21.000 millones de euros para 2020. Esta pasa por aumentar las cotizaciones salariales y los años de cotización necesarios para acceder a una pensión completa, que pasarán a ser 43 en 2035, frente a los 41,5 actuales.

Monago pagará una extra a los pensionistas

El Gobierno de Extremadura abonará una paga extra de 200 euros a los más de 14.000 beneficiarios de pensiones no contributivas en la región sin necesidad de detraer el dinero de otras partidas, ya que tiene saneadas sus cuentas.

Así lo ha anunciado la vicepresidenta Cristina Teniente, quién aclaró a otras regiones que para estimular políticas de crecimiento económico y social, primero hay que cumplir con el objetivo de déficit, como ha hecho Extremadura.

“Después de conseguirlo y cumplir con España hemos han podido establecer rebajas fiscales para las empresas, bajar el tramo autonómico del IRPF al 90% de los contribuyentes extremeños y, como se ha anunciado hoy, complementar una paga extra las pensiones no contributivas”, apuntó.

Normas