Editorial

La nueva batalla de Apple

El pulso empresarial en el mercado de las nuevas tecnologías no baja de intensidad ni un solo segundo. No hay día en el que no se anuncie una compra, una fusión, un cambio directivo o el lanzamiento de un nuevo producto. Esta semana el protagonismo va a recaer en Apple. El gigante de la manzana tiene previsto presentar mañana su nuevo iPhone 5S, además de otro modelo de gama media, dirigido prioritariamente a los mercados emergentes. No obstante, esta doble presentación no es la única novedad en la nueva apuesta de la firma que dirige Tim Cook. Por primera vez, Apple efectuará el evento simultáneamente en EE UU, Europa y China. El grupo norteamericano es cada día más consciente de que la competencia más importante le esta surgiendo en nuevos focos geográficos, como es el caso de China, donde de su posición es relativamente débil. Además, varios de sus rivales más cualificados, caso de Sony, han presentado smartphones en la feria IFA de Berlín. El Xperia Z1 del grupo nipón es un muestra de ello. Samsung, por su parte, ha anunciado que tendrá disponible en breve la tercera versión de su exitoso Galaxy Note. Una nueva batalla, un nuevo enfrentamiento dentro del negocio posiblemente más ágil, duro, competitivo, valiente y arriesgado de los que existen en la actualidad.

 

 

Normas