El grupo debe en total 3.641 millones de euros
Sede principal en Chapela (Redondela), en la ría de Vigo, de la empresa Pescanova. EFEArchivo
Sede principal en Chapela (Redondela), en la ría de Vigo, de la empresa Pescanova. EFE/Archivo EFE

Pescanova ocultó 1.400 millones de euros en deudas a corto plazo

Deloitte contacta con 28 fondos interesados en Pescanova

Entre 2011 y 2013 la deuda a corto plazo pasó de 82 millones a 1.468 millones

Pescanova ha pasado de declarar una deuda financiera a corto plazo de 81,9 millones de euros en 2011 a otra de 1.621 millones al cierre de 2012 (según ha informado la empresa a la CNMV) y de 1.468,4 millones en abril de este año, según recoge el informe concursal elaborado por Deloitte y presentado esta semana al juzgado de lo mercantil número uno de Pontevedra.

La consultora, designada como administrador concursal en Pescanova por la CNMV, explica en su informe, al que ha accedido este diario, que la variación se “corresponde con el reconocimiento de determinada deuda financiera que la sociedad había estado ocultando en sus estados financieros”. Deloitte se refiere a las prácticas contables irregulares detectadas por KPMG en su auditoría forensic.

Deloitte cifra el agujero patrimonial de Pescanova en 1.667 millones de euros, contabilizando un valor de la masa activa de 2.007 millones y una deuda superior a los 3.640 millones. 

De acuerdo al informe concursal, las principales entidades acreedoras de Pescanova son Sabadell (226,7 millones); Popular (181,9 millones); Caixabank (177,7 millones); Novagalicia (147,2 millones); Bankia (106 millones); y BBVA (104,6 millones). El informe también incluye a BNP Paribas como comisario de dos emisiones de bonos, en 2011 y 2012, con una deuda, respectivamente, de 168 y 162 millones.

Deloitte considera que las causas de la insolvencia de Pescanova están relacionada con las fuertes inversiones acometidas por la empresa desde el año 2007 en proyectos relacionados con la acuicultura. Entre 2007 y 2010 el grupo invirtió 830 millones en esta actividad. 
Pescanova logró “un crecimiento ininterrumpido de la financiación bancaria obtenida por diversos medios, tanto regulares como irregulares”, explica Deloitte, que añade que tal deuda solo podía ser atendida por la compañía con mayor endeudamiento. Esta situación, agravada por la crisis financiera internacional, y la reestructuración bancaria en España hizo que la dimensión del problema “se hiciera demasiado grande”.

Deloitte contacta con 28 fondos interesados

A pesar de la delicada situación de Pescanova, en concurso de acreedores y con 3.641 millones de deuda, con sus principales ejecutivos acusados de presuntos delitos societarios, el administrador nombrado por el juez en el grupo, Deloitte, ha constatado interés por parte de entidades financieras, fondos de inversión y accionistas por mantener en pie a la multinacional gallega.

En el informe concursal elaborado por la consultora y entregado esta semana al juez del mercantil uno de Pontevedra, al que ha accedido este diario, Pescanova indica que ha podido constatar “potenciales soluciones” para el concurso del grupo. 

Deloitte señala que ha recibido interés por parte de fondos internacionales y españoles por la compañía. “El interés de estos fondos –hemos mantenido reuniones y proporcionado información a 28 fondos– se ha apreciado tanto por el grupo en su conjunto como por la participación en sociedades específicas del grupo”, asegura la consultora. 

Deloitte también considera que las principales entidades financieras tienen interés en el concurso del grupo dado el crédito urgente por 56 millones otorgado este verano y por la contratación de PwC para elaborar un plan de viabilidad “que pueda utilizarse como base para potenciales propuestas de convenio tanto por parte del consejo de administración de la concursada como de la propia banca acreedora”.

“En este contexto”, concluye Deloitte, la administración concursal “espera recibir y evaluar propuestas de convenio para la sociedad durante el tiempo legalmente establecido para ello y, en su defecto, propuestas que en liquidación supongan una solución conjunta para la concursada y las empresas del grupo”.

El valor de la marca, patrulleras y un yate

Deloitte, administrador concursal de Pescanova, designado por la Comisión Nacional del Mercado de Valores para reconducir la situación de la compañía, ha otorgado un valor de entre 85 y 100 millones de euros a la marca comercial y logo de Pescanova. En la parte alta de la horquilla, esta valoración viene a aflorar un recorte en el teórico valor de la marca de 240 millones de euros, dado que el anterior equipo gestor, liderado por Manuel Fernández de Sousa, valoró la enseña en 340 millones de euros.

Deloitte asegura no estar de acuerdo para nada con esa cifra, dado que a pesar de que se hizo en base a un estudio formulado por dos expertos independientes en abril de 2013, su elaboración y conclusiones no cumplían con los principios y normas contables generalmente aceptados. Dicho informe fue realizado por Francisco Xabier Martínez Cobas y Carlos María Fernández-Jardón.
Entre los activos, Deloitte ha aflorado la propiedad de dos lanchas patrulleras modelo Rodman, similares a las que emplea la Guardia Civil, no utilizadas hasta ahora por la compañía y varadas en las instalaciones del propio fabricante, valoradas en 2,5 millones de euros.

Además ha identificado la propiedad de un yate de 19 metros de eslora, con capacidad para 12 tripulantes. Su precio de mercado, debido a su antigüedad es de 108.000 euros. El barco se ha localizado en un amarre de un puerto deportivo en las cercanías de Vigo, valorado a su vez en 141.000 euros.

Normas