Obligará a los fondos a dotarse de un colchón de capital del 3%
El comisario de Servicios Financieros, Michel Barnier
El comisario de Servicios Financieros, Michel Barnier REUTERS

Bruselas reforzará el control sobre los 51 billones de la 'banca en la sombra'

Exigirá a los fondos que se comportan como bancos reglas parecidas a las de la banca

La Comisión Europea ha propuesto este miércoles reforzar los controles sobre la 'banca en la sombra' -el sistema de intermediación de crédito al margen de la banca clásica y que escapa a la regulación y supervisión del sector- con el fin de atenuar los riesgos sistémicos que plantea para el sistema financiero.

El tamaño de la 'banca en la sombra' asciende a 51 billones de euros a nivel mundial, cifra que representa entre el 25% y el 30% del conjunto del sistema financiero y la mitad de los activos de la banca. El comisario de Servicios Financieros, Michel Barnier, ha explicado que el objetivo de su iniciativa es evitar “el desplazamiento de los riesgos hacia sectores menos regulados” en un momento en que la UE está endureciendo las reglas sobre el sector financiero.

En primer lugar, el Ejecutivo comunitario plantea obligar a los fondos de inversión a corto plazo (money market funds) a dotarse de un colchón de capital del 3%. Se trata de garantizar que puedan reembolsar a los inversores en caso de tensiones en el mercado como las que se produjeron en la crisis de 2008.

Estos fondos, que están basados sobre todo en Irlanda y Luxemburgo, son una fuente importante de financiación a corto plazo para las entidades financieras, empresas y administraciones. En Europa, alrededor del 22% de los valores de deuda a corto plazo emitidos por administraciones o empresas están en manos de estos fondos. Son también titulares del 38% de la deuda a corto plazo emitida por el sector bancario.

“El problema es que estos fondos no son tan estables y que en caso de tensión pueden poner en peligro todo el sector financiero y en particular a los bancos, en particular por su talla”, ha explicado Barnier. De hecho, el tamaño de estos fondos puede alcanzar los 50.000 millones de euros.

El reglamento propuesto por Bruselas, además de fijar el colchón mínimo de capital, obliga a estos fondos a poseer al menos el 10 % de su cartera en activos que venzan en un día y otro 20 % en activos que venzan en una semana. Este requisito tiene por objeto permitir pagar a los inversores que deseen retirar fondos a corto plazo. También se limita la exposición a un mismo emisor al 5% de la cartera del fondo.

“Los fondos que se comportan como bancos, que ofrecen un pago estable, deberán tener reglas lo más próximas posibles a las que se aplican a los propios bancos”, ha insistido el comisario de Servicios Financieros. Según Barnier, estas reglas habrían evitado en la mayoría de los casos los problemas que experimentaron estos fondos en 2008. Además, se acercan a las normas vigentes en Estados Unidos.

Aparte del reglamento sobre los fondos de inversión a corto plazo, el Ejecutivo comunitario ha presentado este miércoles su hoja de ruta sobre las próximas iniciativas para regular la banca en la sombra. En primer lugar, Bruselas plantea mejorar la recogida de datos sobre este sector con el fin de aumentar la transparencia.

La Comisión presentará también en los próximos meses legislación para reducir los riesgos asociados a las operaciones de financiación de valores, principalmente los préstamos de valores y las operaciones de cesión temporal. Estas operaciones, según Bruselas, pueden contribuir a aumentar el nivel de apalancamiento y reforzar el carácter procíclico del sistema financiero, haciéndolo vulnerable a los pánicos bancarios y a los procesos repentinos de desapalancamiento.

Además, la falta de transparencia de estos mercados dificulta la identificación de los derechos de propiedad (quién posee qué), el control de la concentración de riesgos y la identificación de las contrapartes (quién está expuesto frente a quién).

Finalmente, Bruselas plantea elaborar un marco de interacción con los bancos, que endurezca las normas prudenciales aplicadas a las entidades en sus operaciones con entidades financieras. A juicio del Ejecutivo comunitario, el alto grado de interconexión entre el sistema bancario en la sombra y el resto del sector financiero, particularmente el sistema bancario, constituye una fuente importante de riesgo de contagio.

Normas
Entra en El País para participar