Accionistas de la británica recibirán una retribución récord
Una mujer pasea delante de una tienda de Vodafone de Londres
Una mujer pasea delante de una tienda de Vodafone de Londres REUTERS

Vodafone vende su 45% de Verizon Wireless y sale de Estados Unidos

Se hace con el 100% de la primera operadora de móviles de EE UU

Operación histórica en el sector de las telecomunicaciones. La compañía estadounidense Verizon ha anunciado que ha alcanzado un acuerdo definitivo con Vodafone para adquirir el 45% del capital de su filial de móviles Verizon Wireless, que estaba en manos del grupo británico. En la operación, Verizon pagará 130.000 millones de dólares (unos 98.550 millones de euros), parte en efectivo y parte en acciones.

La operación es la tercera mayor de la historia, solo por detrás de la compra de la compañía alemana Mannesmann por parte de la propia Vodafone en 2000 y de la integración de AOL y Time Warner en 2001, en plena resaca de la explosión de la burbuja del puntocom.

La transacción supone el adiós de Vodafone al mercado estadounidense y otorgará a Verizon el 100% del capital de Verizon Wireless, la mayor compañía de móviles de EE UU. La firma indicó que la operación incrementará automáticamente su beneficio por acción en un 10%.

Bajo el acuerdo, Verizon abonará a Vodafone 58.900 millones de dólares en efectivo. Para financiar este desembolso, la compañía ha firmado un crédito puente con JPMorgan, Morgan Stanley, Bank of America y Barclays. Verizon explicó que tratará de reducir los compromisos ligados al crédito puente con la emisión de deuda. El grupo señaló que espera mantener su estructura de capital y su balance dentro de los rating de la categoría de grado de inversión, por el acceso al 100% del cash flow generado por Verizon Wireless.

Al mismo tiempo, Verizon emitirá acciones comunes por un valor de 60.200 millones de dólares, que serán distribuidos entre los accionistas de Vodafone. El precio de los títulos se situará en un rango de entre 47 y 51 dólares, que determinará el número máximo de acciones que se emitirán para cerrar la transacción. En este sentido, Vodafone precisó que además retribuirá a sus accionistas con otros 23.900 millones de dólares en efectivo.

Con todo, la retribución que recibirán los accionistas de Vodafone rondará los 84.000 millones de dólares. Estas cifras supondrían el mayor pago en mano (dividendo más acciones de Verizon) de la historia superando al recientemente aprobado por Apple. En abril la empresa de la manzana aprobó una retribución al accionista de 100.000 millones de dólares hasta 2015, de los que 60.000 millones correspondían a planes de recompra de acciones.

Además, Verizon emitirá notas pagables a Vodafone por 5.000 millones de dólares. A su vez, el grupo estadounidense venderá a Vodafone su 23,1% de la filial italiana Vodafone Omnitel por 3.500 millones. Los 2.500 millones restantes de la transacción serán una combinación de otras consideraciones. La operación ha sido aprobada por los consejos de administración de Verizon y Vodafone, y está sujeta al visto bueno de las autoridades reguladoras así como de los accionistas de ambos grupos.

La venta, que se cerrará en el primer trimestre de 2014, ha sido recibida con euforia por los mercados financieros. Las acciones de Vodafone subieron ayer más de un 3% hasta superar los 213 peniques, su mayor cota de los últimos 12 años. Desde principios de enero, y al calor de los rumores de movimientos corporativos, sus títulos acumulan una revalorización cercana al 35%. Una evolución que situaría a la firma entre los primeros puestos del ranking de telecos en subidas en Bolsa en 2013.

Saneamiento nacional en Reino Unido

La retribución que recibirán los accionistas de Vodafone será casi un saneamiento nacional en Reino Unido. La operadora tiene más de 500.000 accionistas individuales que poseen más de 5.000 acciones de la empresa. De ellos, más del 40% residen en Reino Unido, con lo que, de los 84.000 millones de dólares de la citada retribución, la economía británica percibiría una inyección de 33.600 millones de dólares.

De igual forma, cerca de un 21% del capital de Vodafone cotiza en ADR en Wall Street, lo que implica que este porcentaje de la retribución iría a parar a manos, en su mayoría, de inversores estadounidenses.

Vodafone indicó también que pagará en torno a 5.000 millones de dólares en impuestos en EE UU por la operación.

Expansión y riesgos de opa

Inversiones

La salida de Verizon tiene una gran trascendencia para el futuro de Vodafone. La empresa va a implementar un nuevo programa de inversiones, destinadas a mejorar el crecimiento orgánico, que ha sido bautizado como Project Spring. El objetivo es mejorar su posición en redes y servicios en los distintos países en que opera. El proyecto contempla la inversión de 6.000 millones de libras (unos 7.030 millones de euros) durante los próximos tres ejercicios fiscales.

Compras

Distintas fuentes señalan que la empresa podría destinar buena parte de estos fondos a la consolidación del sector en Europa con la compra de distintas operadoras que reforzasen su posición. En este momento, Vodafone está en proceso de adquisición de la alemana Kabel Deutschland por 7.700 millones de euros.

Jazztel y Ono

En el mercado se comenta que la firma podría estar estudiando también la adquisición de la italiana FastWeb o de las españolas Jazztel y Ono. Las acciones de Jazztel subieron ayer un 2,7% y desde enero acumulan un avance del 34% que otorgan al grupo una capitalización de 1.781 millones de euros.

En el ojo de AT&T

Pero Vodafone también puede convertirse en el objetivo de una opa por parte de AT&T. El gigante estadounidense accedería a la liquidez de la británica además de hacerse con sus distintas filiales en Europa y Asia. AT&T, que quiere reforzar posiciones fuera de EE UU, estaría interesada sobre todo en el negocio móvil por la presencia en 4G, lo que implicaría que las compras de Vodafone en telefonía fija podrían ser una barrera.

Normas