Editorial

Un acuerdo transnacional que apuesta por España

La aguda crisis del sector inmobiliario ha provocado un buen número de víctimas. Entre ellas, como es obvio, la industria de los materiales de construcción. Si no se hacen casas, no hacen falta ladrillos ni cemento. Y esto ha llevado a las empresas a replantear estrategias con el objetivo de alcanzar la sostenibilidad de cara al futuro. Remodelar los planes conforme a la evolución del mercado es imprescindible en la trayectoria de cualquier empresa, pero en condiciones de crisis económica, con un impacto de esta multiplicado en el propio sector, se convierte en una cuestión vital. Esa es la razón por la que cobran más importancia acuerdos como el que acaban de suscribir dos gigantes del cemento, que van a dar lugar al mayor grupo del sector en España. 

Cemex, uno de los líderes mundiales, con fuerte presencia en España desde la compra de la histórica Valenciana de Cementos a la familia Serratosa, y el gigante suizo Holcim han acordado fusionar todos sus negocios en España. Según el acuerdo, el grupo mexicano integra los activos de Holcim en España y, con ello, crea la mayor cementera del país en plantas y, con 13 millones de toneladas, se coloca en capacidad a la par que Cementos Portland y dobla a Lafarge. El acuerdo incluye también el traspaso por Cemex de activos en Alemania a Holcim, mientras la suiza entrega activos a lamexicana en República Checa. Además, tras la valoración de toda la operación Cemex recibe 70 millones de euros en efectivo. 

En España, la empresa resultante operará bajo la dirección y marca de Cemex, que tendrá el 75% del capital, mientras la suiza se reserva el 25%. Un aspecto a valorar muy positivamente, especialmente en estos momentos tanto para la economía en general como para el sector en particular, es que las empresas esperan cerrar la operación con ajustes laborales mínimos en una plantilla total de unos 2.000 trabajadores.

Aunque parezca paradójico dada la debilidad del sector en España, y sin ignorar el componente que incorpora de respuesta defensiva frente a la crisis, este pacto transnacional significa una importante apuesta por España de las dos multinacionales. España es un mercado clave para Cemex, desde donde dirige las operaciones en 30 países y gestiona activos por más de 40.000
millones. Con el acuerdo, el grupo mexicano gana en elmercado español una poderosa posición en el área mediterránea y se afianza en la zona centro. Pero lo verdaderamente cardinal es que el grupo quiere convertir España en su plataforma de exportación, a la que destinará en torno a un tercio de su producción, con los países delMediterráneo como principales destinos. Y eso incluye el norte de África, un continente que a largo plazo está destinado a desarrollar importantes
planes de construcción residencial e infraestructuras. 

En las actuales circunstancias del mercado, la empresa resultante se verá obligada a operar al 50% de su capacidad. Pero los protagonistas de la operación prevén la recuperación del mercado a partir de 2015, con un ciclo de cinco años de reactivación para la construcción, en línea con las estimaciones de la patronal Oficemen, que calcula aún importantes caídas de la demanda en 2013 y 2014. Además, afrontarán la recuperación desde mejor posición porque los ajustes derivados de la crisis han aportado más competitividad a las compañías. 

De hecho, este año se cerrará con menos de 11 millones de toneladas, muy lejos de los 56 millones de antes de la crisis. Pero estos son datos que, sin embargo, dan mayor valor al decidido envite de Cemex y Holcim, que también esperan obtener el necesario visto bueno de las autoridades de la Competencia de cada país afectado por el acuerdo. 

Con este paso, las dos compañías se suman al creciente grupo de multinacionales e inversores que ve a España como un importante trampolín desde el que extender sus actividades a nuevos mercados. Una estrategia que, aun reafirmándola, va mucho más allá del tradicional concepto de España como palanca para hacer negocios en Latinoamérica, y en la que el capital mexicano está tomando un importante protagonismo. No en vano, muchas de las grandes inversiones realizadas en España en los últimos meses tiene como actor principal al capital mexicano.

Normas
Entra en El País para participar