Manu Alber, coach, consultor y profesor de la Universidad Europea
Marca personal para emprendedores

Marca personal para emprendedores

 Hace poco tuve la oportunidad de asistir al evento de presentación de las doce startups participantes en la aceleradora de empresas “Madrid 2020 for 2020”, idea puesta en marcha por la organización de la candidatura olímpica, al calor de la ilusión que nos genera a todos la posibilidad de que Madrid albergue unas Olimpiadas.

Todos los emprendedores tenían 5 minutos para defender su proyecto ante el numeroso público allí congregado. Después tenían que someterse a una ronda de preguntas, algunas de ellas realmente incisivas, para lograr atraer clientes u obtener financiación. Me sentí especialmente implicado deseando el éxito de estos jóvenes porque todos ellos habían sido alumnos míos en un taller sobre equipos y talento, dentro del programa formativo del Madrid 2020. Me enorgullecí de verles capaces de resumir su modelo de negocio en un corto espacio de tiempo, transmitiendo de paso mucha ilusión y ganas por lo que estaban haciendo. Fue entonces cuando recordé lo importante que va a ser para ellos desarrollar su propia marca personal. Mediante ella lograrán ser recordados de forma positiva en cualquier encuentro ante futuros clientes, inversores o socios. De su capacidad para dejar una buena impresión como profesionales, siendo capaces de condensar de una forma clara y amena qué ofrecen como personas y empresarios, dependerá en parte su triunfo. Sólo lograrán “vender” sus ideas y productos si consiguen transmitir confianza, credibilidad y coherencia entre lo que piensan, lo que dicen y lo que finalmente hacen. Esto será lo que marcará su reputación como líderes.

Llevo ya unos años embarcado junto a otros socios, entre los que cuento con Ruth Ríos (colaboradora en este artículo), en un proyecto dedicado a creación de marca personal para emprendedores. De mi larga experiencia con ellos, podría obtener una serie de conclusiones sobre qué es y por qué es útil desarrollar y mantener una buena marca personal:

Definiríamos la marca personal como la impronta que dejamos como profesionales allá donde vamos. Es una forma de ser recordados, respetados y valorados ante diferentes tipos de público que serán fundamentales en el devenir de nuestra empresa: Clientes, socios, empleados, proveedores, inversores… Nuestra marca tendrá que basarse en la autenticidad. No se trata de vender humo ni de inventarnos cualidades que no tenemos, sino de descubrir lo mejor de nosotros mismos, creérnoslo y saber contárselo a los demás. Nuestro mercado necesita saber qué ofrecemos como empresarios y por qué merece la pena contratar nuestros servicios o productos. Para lograr hacer llegar bien nuestro mensaje, articularemos toda una estrategia muy amplia e integral. Algunos aspectos importantes son:

Biografía:

Soy coach, consultor de estrategia, profesor de la Universidad Europea e imparto formación relacionada con habilidades directivas y team building. Estoy graduado en Gestión del Talento por ESADE (Madrid) y cualificado en coaching por Watterson and Associates (EEUU). He trabajado con multinacionales como Telefónica o Alcatel Lucent, liderando y motivando equipos internacionales. Además, ejerzo como partner en Verbung Personal Branding

- Marketing personal, creando una buena identidad como profesionales y cuidando nuestra presencia en Internet. Hay que recordar que el mundo 2.0 no es simplemente un escaparate. Tenemos que interactuar, construir una buena red de contactos y, finalmente, ¡salir a la calle!

- Hay que ir a los eventos, conocer gente y ser claro y generoso en el cara a cara con otros profesionales que puedan ser importantes para nuestro negocio.

- Cuando salgamos a ver potenciales clientes, socios o colaboradores, tenemos que cuidar sobremanera nuestras presentaciones, diseñando un mensaje fácilmente recordable.

- Y cuidemos el “empaque”. Nuestra ropa y modales dicen mucho de nosotros.

En definitiva, los emprendedores también tienen su propia marca personal que han de mimar y potenciar para lograr el éxito empresarial.

Normas