Tras la fusión de su negocio con el de Holcim
Línea de ensacado de Cemex en su planta de Morata de Jalón.
Línea de ensacado de Cemex en su planta de Morata de Jalón.

Cemex convertirá a España en su central de exportación al Mediterráneo

Alcanza una capacidad de producción de 13 millones de toneladas

Mantendrá los hornos al 50% de su capacidad mientras dure la crisis

El 30% del cemento fabricado se dedicara a la venta exterior

La empresa prevé una recuperación de la construcción a partir de 2015

Cemex se ha reforzado en España con una jugada maestra cuyo éxito dependerá de que se cumplan las expectativas de cierta recuperación en el sector de la construcción a partir de 2015. El grupo cementero mexicano había llegado a la conclusión de que necesitaba volumen, después de múltiples ajustes, para defenderse de la debacle del consumo e intentar salir reforzado de la crisis. Y el paso dado ayer es el de integrar en España los activos y fuerza comercial de la suiza Holcim. La empresa resultante, en la que Cemex controlará el 75% y Holcim se hace con el 25%, será todo un líder en el sector cementero español, con una capacidad instalada de 13 millones de toneladas al año. Su vocación será claramente exportadora, dedicando un 30% de lo que produzca a otos mercados del Mediterráneo.

La mexicana aporta plantas con 9,4 millones de toneladas de capacidad y la suiza 3,5 millones de toneladas. La cifra de 13 millones de toneladas está en la línea de Cementos Portland, a la que superará por número de instalaciones.

La operación, que también conlleva intercambio de activos en República Checa y Alemania, se someterá a las autoridades de la Competencia de cada país afectado, así como al visto buenos de los acreedores de Cemex. Desde la firma mexicana esperan que la banca, a la que se explicó el movimiento en la tarde de ayer, no oponga resistencia a una integración de negocios que se ha venido fraguando en el más estricto secreto durante los últimos seis meses y que ya conocían Santander, BBVA y Citi desde su posición de asesores financieros. Si todas las piezas encajan, la nueva Cemex arrancaría en el cuarto trimestre de este año.

“La vocación de Cemex en España es de permanencia a largo plazo y esta es una oportunidad de liderar el mercado. Tampoco hay que olvidar que Cemex dirige operaciones desde España en 30 países, en los que el grupo tiene activos por más de 40.000 millones. Para nosotros es un país clave”, valora Juan Pablo San Agustín, vicepresidente ejecutivo de Planeación Estratégica y Desarrollo de Negocios del grupo y uno de los muñidores de este movimiento.

La operación

- Cemex adquiere los activos de Holcim en República Checa, con una fábrica para 1,1 millones de toneladas de cemento, cuatro canteras de áridos y 17 plantas de hormigón. Allí creará una de sus bases en Europa.

- La mexicana vende sus activos en el oeste de Alemania a la suiza, con una fábrica, dos moliendas, 22 canteras y 79 plantas de hormigón.

- Cemex y Holcim fusionan sus operaciones en España.

- Holcim paga a Cemex70 millones de euros en efectivo.

Ofensiva del capital mexicano

La apuesta del grupo mexicano por España llega tras la compra de Avanza por parte del grupo ADO, con Pemex consolidada en el capital de Repsol con el 10% y Carlos Slim estrechando su relación con La Caixa. El matrimonio entre Cemex y Holcim en este mercado tiene un periodo mínimo de vigencia de cinco años, tras lo que ambas partes podrían romper el pacto, una situación que a día de hoy no se contempla. El equipo directivo de Cemex se pondrá al frente.

La mexicana crea de este modo una red de plantas que dominan la costa Mediterráneo, desde Tarragona hasta Cádiz, mantiene su fuerza en Aragón y se refuerza en la zona centro. Holcim está aportando tres fábricas en funcionamiento (Carboneras, Jerez y Lorca), una parada (Gador), una molienda (Yeles), 30 canteras y 57 plantas de hormigón. Cemex, por su parte, tenía ya seis fábricas (Alcanar, Buñol, Castillejo, Lloseta, Alicante y Morata de Jalón), dos moliendas, 30 canteras de áridos y 63 centros de producción de hormigón.

“Es difícil adelantarse, pero esperamos una mejora del mercado en España a partir de 2015, con cinco años de crecimiento”, dice Juan Pablo San Agustín. Su empresa ha dado el paso para comerse buena parte de la esperada recuperación.

Duro objetivo de ventas exteriores

La combinación de los negocios de Cemex y Holcim en España tiene dos claves fundamentales:una mejora en los márgenes de retorno sobre el capital y la creación de una plataforma en España para vender cemento en todo el área del Mediterráneo, incluidos los países del Norte de África.

El inmediato efecto económico será el de mejoras en el flujo de operaciones gracias a las sinergias de hasta 30 millones.

Sobre el segundo punto, el responsable del desarrollo estratégico del grupo mexicano, Juan Pablo San Agustín, estima que el 30% de la producción en este país será dedicado a vender fuera: “Creemos que este país ha tocado fondo y que empiezan a surtir efecto las reformas llevadas a cabo por el Gobierno. España ha ganado competitividad y eso se traduce en potencia exportadora”, explica el ejecutivo de Cemex. Bajo su punto de vista, a la industria le resta obtener mejores costes energéticos.

Cemex suma a sus seis fábricas españolas otras tres de Holcim, con lo que alcanza los 13 millones de toneladas de capacidad productiva. La previsión, según reconoce San Agustín, es que la compañía mantenga los hornos al 50% por el momento.

Las previsiones de la patronal Oficemen no son nada halagüeñas a corto plazo. El colectivo prevé una caída de la demanda de cemento del 21% en el presente 2013 y del 16% para el próximo 2014. El consumo, con 10,6 millones de toneladas previstas este año, está en los niveles de hace 50 años. El sector viene de vender 56 millones de toneladas antes de la crisis.

Resulta imprevisible cuándo de volverá a construir en España, pero en Oficemen piensan que la demanda a medio plazo debería estabilizarse en los 30 millones de toneladas.

 

Los ajustes de empleo serán mínimos

Jaime Ruiz de Haro, director general de Cemex en España.
Jaime Ruiz de Haro, director general de Cemex en España.

- La suma de las plantillas de Cemex y Holcim en España arroja un equipo humano de unos 2.000 trabajadores. Desde el comité ejecutivo de la cementera mexicana se asegura que se intentarán salvar todos los puestos de trabajo, incluso se trataráde integrar a la mayor parte del cuadro directivo de Holcim. De haber ajuste, será mínimo.

- Tras el acuerdo, será la marca de Cemex la que se mantenga en España en detrimento de la de Holcim.

- La operación está pendiente del resultado de las respectivas due diligence y de las aprobaciones por parte de las autoridades de la competencia. Ambas cementeras prevén tener el cierre a finales de este mismo año.

- Jaime Ruiz de Haro, actual director general de Cemex en España, liderará con su equipo la nueva Cemex una vez absorbidos los activos de Holcim en este país.

 -De las nueve fábricas que tenía Cemex en España en el arranque de la crisis la cifra ha bajado a seis tras el cierre de San Vicente de Raspeig (Alicante), Vilanova (Barcelona) y la venta a Molins de San Feliú de Llobregat (Barcelona).

- Holcim entró en la recesión con seis plantas en funcionamiento, de las que actualmente operan tres. El grupo suizo convirtió la instalación toledana de Yeles en molienda, tiene parada la fábrica de Gador (Almería) y cerró Torredonjimeno (Jaén).

- El gran rival en España es Cementos Portland Valderrivas. La firma del grupo FCC vendió 8,1 millones de toneladas de cemento y clinker el año pasado para facturar 653 millones. El 51% de las ventas proceden del exterior.

Normas