El fichaje ya es oficial
El Real Madrid paga 91 millones de euros por Gareth Bale

El Real Madrid paga 91 millones de euros por Gareth Bale

Confirmado: el jugador se va al Real Madrid, según el entrenador del Tottenham Hotspur, el actual equipo de Bale.

Gareth Bale ya es nuevo jugador del Real Madrid. El club blanco incorpora a uno de los mejores jugadores del mundo. Procede del Tottenham Hotspur, donde la temporada pasada firmó 26 goles en 44 partidos oficiales, según informa la página web del Real Madrid. El club ha pagado 91 millones por el galés, que firma por seis temporadas y será presentado este lunes a las 13.00 horas, según informa El País. Este diario informa de que cobrará 11 millones de euros netos de salario básico más dos millones por objetivos.

El (¿último?) galáctico de Florentino Pérez

Gareth Bale está llamado a ser el decimoprimer galáctico de Florentino Pérez, término que se acuñó no solo por la calidad de los jugadores fichados, sino por ser muy mediáticos.

Todo empezó en 2000, cuando el actual presidente del Real Madrid empezaba su primer mandato. Pérez dedicó unos 10.000 millones de pesetas (60 millones de euros) en el portugués Luis Figo, procedente del F. C. Barcelona. Al año siguiente llegó Zidane (74 millones), el que todavía hoy sigue siendo el segundo fichaje más caro de la historia (solo superado por Cristiano Ronaldo, que costó 96 millones). Ronaldo, Beckham y Owen completan la lista de las contrataciones más mediáticas de la primera etapa de Pérez al frente del club.

El presidente de ACS volvió a lo grande en 2009, fichando en una sola temporada a Kaká (67 millones), Cristiano y Benzemá (35 millones). Ozil (11 millones) y Modric (40) completan hasta ahora la lista.

Camisetas a la venta... antes de su fichaje

Una de las justificaciones que se suele dar desde el club a fichajes aparentemente poco rentables en lo deportivo, como el de Kaká, es que sí funcionan económicamente. Es decir: venden camisetas.

Un error informático puso el jueves a la venta en la web oficial del Real Madrid la zamarra con el número 11 y el nombre de Bale. Los gestores de la misma, al darse cuenta del desliz, la retiraron inmediatamente, aunque durante unos instantes colgaron una página de “mantenimiento”. Las redes sociales se encargaron de difundir la metedura de pata, tomándola más bien como una señal definitiva del inminente anuncio público de la contratación del jugador galés.

Es un hecho que, una semana después de haberse iniciado la Liga, el dorsal 11 del Madrid todavía no tiene dueño. De momento solo lo ha lucido Cristiano Ronaldo, pero en competición no oficial (Trofeo Bernabéu) para cederle el 7 a Raúl.

Según el Tottenham, se trata del traspaso más caro de la historia, pero el Madrid lo cifra en 91 millones, menos que Cristiano (96 millones de euros), según El País. Eso sí, Bale cobrará más que Ronaldo, de acuerdo a la información de este diario.

Bale fue elegido mejor futbolista de la Premier League, en la que ha impresionado por su imparable evolución y sus inmensas cualidades. Potencia, velocidad y técnica a partes iguales definen a este jugador total, capaz de desbordar por las dos bandas y de hacer gol desde casi cualquier posición, merced a una excelente pierna izquierda y a un poderoso disparo. A sus 24 años, se suma al proyecto de Carlo Ancelotti para completar un ataque de leyenda. Mañana será la presentación.

En una breve entrevista con SpursTV de finales de junio, a Gareth Bale le preguntaron cuál era su lugar favorito en el mundo para ir de vacaciones. Su respuesta, “Cardiff (Gales, Reino Unido)”, es reveladora de la personalidad de un joven que destaca por su perfil bajo y su imagen de buen chico. El futbolista del momento nació en esa ciudad galesa el 16 de julio de 1989, y el hogar de sus padres es el sitio a donde regresa cada vez que tiene una ocasión.

El Real Madrid paga 91 millones de euros por Gareth Bale

Gareth Bale, junto a su novia.

El apego a su familia es un rasgo que ya en 2010 sorprendió a su entonces entrenador en el Tottenham, Harry Redknapp: “Es un chico fantástico, le di cuatro días libres y le dije: ‘vete al extranjero’ (....) Él prefirió quedarse con su madre. Es de ese tipo de personas”, declaró al periódico británico London Evening Standard.

El jugador que estos días ocupa las portadas de la prensa deportiva no bebe alcohol y vive en Londres con su novia de la adolescencia, Emma Rhys-Jones, con quien tuvo su única hija en octubre de 2012. La pequeña Alba Violet Bale nació en el Hospital de la Universidad de Gales, en la misma ciudad que sus progenitores.

Sus orígenes son modestos. El padre del futbolista, Frank, ahora retirado, trabajaba como conserje de un colegio en Cardiff y su madre, Debbie, tiene un puesto administrativo en una oficina de abogados. La otra integrante de la familia Bale es su hermana Victoria, que es tres años mayor que él y trabaja como maestra en una escuela de Gales.

Sus padres siempre fomentaron el talento futbolístico del chico, y Bale les ha reconocido el esfuerzo. “Mi padre es mi héroe”, ha llegado a decir.

Bale afirma que no habla galés, aunque su acento delata su procedencia. En cualquier caso, el futbolista dice ser un hombre muy apegado a su origen. “Soy un galés orgulloso”, afirmó en una entrevista de 2011 con el periódico británico The Telegraph. Si quisiera, Bale podría jugar para la selección inglesa. Sin embargo, el astro dijo al mencionado matutino, entre risas, que no lo haría porque sus compatriotas no le permitirían regresar a su tierra.

Bale ha afirmado que cuando no está en el terreno de juego pasa mucho tiempo descansando. Pero algunos de sus hobbies han trascendido. En sus días libres, le gusta practicar golf (otro deporte en el que ha demostrado talento) y suele hacerlo en compañía de sus, hasta ahora, compañeros de equipo Michael Dawson, Carlo Cudicini y Gylfi Sigurdsson. Otro de sus pasatiempos, como el de tantos jóvenes de su edad, es competir en juegos online con sus amigos.

El astro es sin duda un hombre poco ostentoso. Quienes le han entrevistado en persona aseguran que le incomoda hablar sobre sus preferencias a la hora de gastar el dinero. Aunque ha dado alguna pista al reconocer que le gusta ayudar a su familia, gesto que no sorprende a quienes le conocen.

En una entrevista con la revista Esquire, Bale dio a entender que David Beckham es su referencia a la hora de vestir. “Siempre le queda bien lo que usa”, afirmó. Además, ha dado señales de ver potencial en la industria de la moda. En marzo registró un dibujo con dos manos en forma de corazón, su clásico festejo cuando marca gol, para aplicarlo en un futuro a ropa, calzado y joyas.

 

Normas