Las exportaciones crecen un 8% hasta junio y se sitúan en máximos históricos

El tirón del sector exterior acelera la salida de la recesión en España

Comercio prevé que el déficit comercial caerá al 1% del PIB a finales de año

Justifica la mejora por el alza de la base exportadora y los menores costes laborales

Desde que se inició la crisis económica con la caída de Lehman Brothers y el escándalo de las hipotecas basura en EE UU, la trayectoria de la economía española ha sido la de una montaña rusa, con dos períodos recesivos. Todos los indicios apuntan a que la segunda recesión (España ya ha encadenado siete trimestres consecutivos de caída) se dejará atrás en septiembre, gracias al impulso del sector exterior. El último consenso de Funcas, que aglutina las previsiones de 19 servicios de estudio, prevé que la economía registrará crecimiento 0 en el tercer trimestre y un tímido avance del 0,1% en el cuarto de 2013 y el primero de 2014. Estas previsiones, casi con toda seguridad, tendrán que ser corregidas al alza por las buenas perspectivas que maneja el Ejecutivo para el sector exterior de cara a la segunda parte del año.

En el primer semestre, las exportaciones españolas han crecido un 8% y se han situado en 118.722 millones de euros, un nivel que nunca se había alcanzado en la serie histórica iniciada en 1995. Por su parte, las importaciones han seguido en línea descendente, con una caída del 3,2% respecto a la primera mitad de 2012. La diferencia entre exportaciones e importaciones arroja un déficit de 5.824 millones, lo que supone una cuarta parte del total registrado en el mismo período de 2012. En la presentación de los resultados, el secretario de Estado de Comercio, Jaime García-Legaz, aventuró que estos buenos datos se repetirán en el segundo semestre. “Nuestras proyecciones estiman que las exportaciones crecerán un 9% a final de año, con lo que se podría llegar a un nuevo máximo histórico de 240.000 millones”, apuntó. Ese buen dato, sin embargo, no permitirá a la economía española cerrar el ejercicio con superávit comercial. “No prevemos que se llegue a esa situación, pero creemos que es razonable pensar que el déficit se reducirá hasta el 1% del PIB frente al 3% con el que se cerró 2012”, señaló.

La demanda de los emergentes consolida al sector de bienes de equipo como el más exportador

El buen pulso del sector exterior en España contrasta con las caídas generalizadas en las ventas al exterior del resto de socios europeos. De hecho es el único gran país de la zona euro que se anota una subida de sus exportaciones entre enero y junio. Francia registró la mayor caída, con un 1,7% menos, seguida por Alemania (-0,6%) e Italia (-0,4). ¿Cuáles son los motivos que explican esta diferencia? Para García-Legaz hay tres factores que justifican este desfase: el mayor crecimiento de la base exportadora en España, las fuertes mejoras de la competitividad y la mayor capacidad para llegar a nuevos mercados. El secretario de Estado de Comercio apuntó que el número de empresas exportadoras en España se elevó a 92.687 empresas hasta mayo, lo que representa un crecimiento anual del 9,5% y el tercer ejercicio consecutivo en el que sube. Dentro de este apartado destacó el importante avance de las empresas que exportan con carácter regular (dos o más años seguidos), con un aumento anual del 6,7% hasta mayo. El secretario de Estado achacó a la mejoría de la competitividad el buen tono del sector exterior. “Al igual que en los anteriores trimestres, la productividad ha mejorado y los costes laborales unitarios cayeron entre abril y junio un 3% en un contexto en el que han subido en el resto de socios europeos”, apuntó.

Y esa ganancia de competitividad se puede ver reforzada en la segunda parte del año con la mejoría experimentada por la zona euro. En junio ya ha certificado oficialmente que ha salido de la recesión y eso puede tener un impacto positivo directo en la balanza comercial española, toda vez que a ella se destina la mitad de las exportaciones españolas. Solo Alemania y Francia acaparan una tercera parte de las ventas.

Ránking por regiones

Cataluña: Es la autonomía más exportadora, con 29.234 millones en el primer semestre, lo que supone el 25% del total. En ese período apenas han crecido un 0,3% anual. Acumula un déficit comercial de 3.835 millones.

Madrid: Con 16.028 millones ocupa la segunda posición. Entre enero y junio, las ventas al exterior han crecido un 27,6%. Pese a ello tiene el mayor déficit comercial, con 7.571 millones.

Los datos presentados por la Oficina Estadística de la Comisión Europea muestran como Francia abandonó la recesión en junio, Alemania registró un inesperado avance del 0,7% y Portugal tuvo un repunte desconocido en su economía. Todo ello ha tirado de las exportaciones españolas que en junio crecieron un 10,5%. Y ese efecto arrastre parece que continuará en los próximos meses. La actividad del sector privado de la zona euro repuntó en agosto por quinto mes consecutivo hasta alcanzar su nivel más alto en 26 meses, según la estimación del indicador compuesto PMI, que se situó en 51,7 puntos, desde los 50,5 del mes de julio. “Hasta ahora, el tercer trimestre está dando indicios de que se convertirá en el mejor que se haya observado en la zona euro en términos de crecimiento empresarial desde la primavera de 2011”, señaló Chris Williamson, economista jefe de Markit y responsable del informe.

El mayor protagonismo de los países europeos no frena, según García-Legaz, la estrategia de diversificación geográfica de las exportaciones para evitar la excesiva dependencia de una zona del mundo. “Hay mucho recorrido en las relaciones comerciales con los emergentes”, apuntó. Esto ha llevado al Ejecutivo a aprobar planes específicos para abordar mercados emergentes como Brasil, China, Suráfrica, Argelia o Marruecos o desarrollados como EEUU, en los que la presencia de empresas sigue siendo escasa. El secretario de Estado de Comercio confirmó que se proseguirá en esa línea de diversificación, como demuestra el hecho de que este año se vayan a poner en marcha dos planes de este estilo para Indonesia y Singapur. Los datos así lo aconsejan, con crecimientos de las exportaciones del 40% en Brasil, del 64,2% a Suráfrica o del 31% a Argelia.

La progresiva entrada en estos mercados ha permitido a lo s bienes de equipo a consolidarse como el sector más exportador de España, con una cuota del 21,2% del total, seguido ya de lejos por los alimentos (15,1%) y automoción (14,5%). El empuje de los bienes de equipo ha provocado un impulso muy elevado en las ventas al exterior de aeronaves, buques, aparatos de precisión o material de transporte, todos ellos muy ligados a los contratos logrados por las empresas españolas en naciones en vías de desarrollo.

¿Desplome de importaciones o efecto sustitución?

Una de las principales objeciones que ha encontrado el Ejecutivo a la hora de poner en valor los datos de la balanza comercial es que están sesgados, ya que el alza de las exportaciones se ha visto acompañada por un desplome sin precedentes de las importaciones. Dicho de otra manera, que toda la corrección no se ha producido por una mejoría de las ventas, sino por un ajuste de las compras ante la menor inversión y el consumo.

Frente a estos argumentos, García-Legaz aseguró que el ajuste de las compras al exterior se ha producido parcialmente por un efecto sustitución, del tal modo que los productos que se compraban antes al extranjero ahora se opta por adquirirlos de fabricación nacional. “Los datos de la patronal del automóvil Anfac así lo avalan:la cuota del producto nacional fabricado en el primer semestre fue del 36,5%, cinco puntos más que en 2012”, subrayó.

Normas