El sector busca el punto de equilibrio en su capacidad instalada
Sucursal de Bankia en Madrid.
Sucursal de Bankia en Madrid.

Los empleados por oficina bancaria, en niveles de 2007

Tras el duro ajuste de red aún sin concluir, hay 4,5 trabajadores por sucursal

La reestructuración sin precedentes experimentada por el sector bancario desde el inicio de la crisis en 2008 ha causado una fuerte reducción de plantillas y un considerable cierre de oficinas. De hecho, la caída ha sido idéntica en términos proporcionales si comparamos las cifras registradas por el Banco de España en 2007 con las de 2012. Las plantillas del total de las entidades y el número de sucursales han menguado en este periodo un 19%.

La pregunta que surge es si el fuerte ajuste ha llegado a su fin y, por ende, la banca ha alcanzado el punto de equilibrio en su capacidad instalada. La sobredimensión ha sido una de las características del sistema bancario español y el pinchazo inmobiliaria puso de relieve el problema en toda su magnitud. España es aún el segundo país de la UE con más oficinas, según datos del BCE.

Para responder a aquella cuestión, un indicador relevante es la ratio de empleados por oficina. En 2012, había 4,5 trabajadores por sucursal.Es la misma cifra registrada en 2007. En los tres años siguientes, esa relación cayó hasta los 4,4 y ya en 2011 volvió a los 4,5 empleados por oficina.

El desarrollo ha sido dispar en bancos y cajas de ahorro. Los bancos españoles tenían 5,3 empleados por oficina en 2007, mientras que las cajas contaban con 4,3. En los primeros, la cifra cayó con brusquedad un año después hasta los 4,9 y ya no han vuelto a registrar niveles por encima de los 5 empleados. En las cajas, la ratio se mantuvo intacta e incluso subió ligeramente hasta los 4,4 en 2009 y 2010.En 2011, elBanco de España empezó a contabilizar de forma conjunta a los bancos y a las cajas de ahorro por la reconversión de estas últimas. La ratio de trabajadores por oficina en este grupo fue de 4,7 en 2011 y en 2012. Es decir, se situó casi en los niveles previos a la crisis.

En un entorno de negocio débil, las entidades han adoptado el cierre de oficinas como parte de su estrategia. Ahora, los bancos se plantean un cambio en la relación con el cliente. Se pasaría de un modelo de proximidad al usuario gracias a una extensa red de oficinas a otro en el que la banca online o los servicios telefónicos ganan terreno. “La capilaridad de la banca como estrategia para captar nuevos clientes ha tocado fondo”, concluye un reciente informe sobre el futuro del sector editado por la consultora Lantern.

Fuentes sindicales temen que no se haya alcanzado el punto de equilibrio.Desde Comfia CC.OO. recuerdan que sigue habiendo encima de la mesa ERE en varias entidades. Por su parte, FES-UGT cree que oficinas con menos de tres empleados son ingobernables y afirma que ya hay sucursales en una situación similar por bajas no cubiertas.

José María Méndez, director general de la Confederación Española de Cajas de Ahorros (CECA), estimó hace unos meses que el ajuste final en plantilla y en oficinas ascenderá al 35%, respecto al techo alcanzando en 2008. Para el sector queda por tanto camino por recorrer para alcanzar el punto de equilibrio.

El mayor ajuste de la zona euro

Ningún país de la Unión Europea ha asumido un recorte de personal ni un cierre de oficinas tan notable en su sector bancario como España. Un ajuste sin igual en el país que hizo gala durante los años previos a la crisis económica de contar con la mayor red de sucursales del continente, por encima de estados con una población mayor como Alemania oFrancia.

Es lo que se desprende de las estadísticas del BancoCentralEuropeo (BCE). Según el organismo presidido por MarioDraghi, la banca española cerró el año pasado un total de 1.963 oficinas, lo que equivale al 35,7% del cierre de sucursales en toda la zona euro. Desde 2008, el sector financiero español ha eliminado 7.925 sucursales, el 53,6% del ajuste realizado en los países de la moneda única.

Las cifras de personal reflejan el mismo panorama.España se sitúa a la cabeza en la pérdida de puestos de trabajo en el sector. Desde el año del inicio de la crisis, se han destruido 42.205 empleos en las entidades bancarias españolas. Solo en 2012, han perdido su trabajo en el sector 11.664 personas. Comparando estos datos con los globales de los países de la zona euro, España asumió en el pasado ejercicio el 27,2% del total del ajuste de plantilla. Este porcentaje se eleva al 33,9% si se toman los datos del periodo comprendido entre 2008 y 2012.

En total, los bancos de la Unión Europea han cerrado el 8% de sus oficinas desde el primer año de la crisis. Son cerca de 20.000 sucursales menos, hasta la cifra de 218.687 registrada a 31 de diciembre de 2012.

Normas