Edificios inteligentes
Ferrán Fontal posa para CINCO DÍAS en el Cuatro Torres Business Área
Ferrán Fontal posa para CINCO DÍAS en el Cuatro Torres Business Área

Cómo ahorrar energía gracias a B3i Energy

Son varios los autores que a lo largo de la historia han intentado matizar el concepto de eficiencia. El vocablo, que proviene del término latín efficientia (acción, fuerza, producción), ha aumentado su relevancia en los objetivos a perseguir por muchas empresas desde la irrupción de la crisis financiera. Ferrán Fontal, presidente del grupo B3i desde 2005, es partidario de definirla como “la óptima utilización de los recursos disponibles para obtener los resultados deseados”.

Este barcelonés afincado en Madrid se encuentra inmerso desde hace más de un año en el proyecto B3i Energy, y desde hace seis meses, en B3i Efficiency, que tiene por objetivo estudiar y renovar los recursos energéticos de sus clientes con el propósito de modernizar y adaptar las instalaciones al futuro mercado. Fontal, que posee una experiencia de más de 20 años en el sector del automóvil en marcas como Seat, Volkswagen, Volvo o Kia Motors, cuenta a CincoDías que la intención de estas iniciativas es “optimizar los recursos de nuestros clientes para obtener los mejores resultados y cobrar nuestros servicios con el ahorro que les producimos”.

Las áreas en las que trabaja el grupo B3i son cinco principalmente: energía, recursos humanos, comunicación impresa e impresión gráfica, activos inmobiliarios y telecomunicaciones. Sus clientes objetivos son grandes cuentas privadas y públicas, tanto en el ámbito nacional como en el internacional.

En lo que a energía se refiere, B3i Energy es un consorcio que trabaja la eficiencia energética, “donde contamos con las principales marcas del sector a nivel nacional e internacional, en comercializadoras eléctricas y de gas como Iberdrola, Gas Natural Fenosa, Endesa, Nesux, Audax y Factor Energía”, afirma Fontal.

En la otra rama importante del negocio, la tecnología led (bombillas de bajo consumo), colaboran con Philips, Osram, General Electric, LG, Airis o Led & Led, ofreciendo garantías de marca en el producto y en la instalación de cinco años o más en el caso de proyectos especiales, así como la financiación de los mismos con contratos de leasing o rentings tecnológicos, imputándolos como gasto. Asimismo, prometen obtener un retorno de la inversión desembolsada en un periodo menor a los cinco años, incluyendo la remuneración por sus servicios, y destacan que han obtenido en ocasiones ahorros superiores al 60% gracias a la implantación de la tecnología led.

Cuando preguntamos acerca de qué ofrece este nuevo servicio, Fontal lo define como “una solución global de servicios y eficiencia energética que cuenta con las principales marcas del sector, la última tecnología en sistemas, métodos, procesos y productos”, que lleva como bandera el lema “estás perdiendo tiempo y dinero”, refiriéndose a las empresas que siguen sin actuar pensando en qué hacer con su planificación energética.

Los últimos estudios realizados por las firmas estadounidenses JP Morgan y McKinsey afirman que el mercado convencional de iluminación está llegando a su fin por la saturación que sufre. Las ventajas que ofrece la tecnología led frente a la convencional son varias: reducción del consumo y ahorros por encima del 60%; descenso del calor emitido, entre el 60-90%; respuesta rápida en el encendido; una vida útil de 50.000 horas (en una oficina tipo implica aproximadamente más de 10 años); no emite gases contaminantes como el CO2; está libre de plomo y mercurio, y proporciona una visión más clara en el puesto de trabajo.

El gran reto que afronta actualmente el grupo B3i está en la consecución de la máxima calificación de eficiencia energética para el edificio Torre Espacio en Madrid, que otorga el Ministerio de Industria, Energía y Turismo a través del Instituto para la Diversificación y Ahorro de la Energía (IDAE).

Cinco años de máster en eficiencia

Para Ferrán Fontal, la crisis en la que estamos inmersos ha significado una gran inyección de conocimientos, que llega a comparar con los estudios de un máster. En su opinión, hemos sido durante un tiempo grandes derrochadores de energía, “los conocimientos adquiridos durante la recesión, que no se aprenden en las universidades o en las escuelas de negocio, han permitido que estemos mucho más preocupados por la eficiencia y el ahorro en cada una de las partidas que componen la cuenta de resultados y el balance de situación, ya sea en una empresa o en una familia”. Cuando le preguntamos acerca de la regulación del mercado, comenta que echa en falta más medidas para la aceleración de la instauración de la tecnología led en España, que representa un 2% de nuestro PIB.

También aboga por la liberalización de ciertos segmentos, como el del agua, y que el Gobierno vigile y controle algunos sectores que son “prácticamente un monopolio” en lugar de subir los impuestos, con el fin de obtener precios más competitivos.

Normas