Editorial

Las ‘telecos’ agitan el mercado

Si hay una actividad en la que mandan las reglas del mercado, esa es la comercialización de telefonía, tanto de voz como de datos, tanto a particulares como a empresas. Hasta tal punto mandan las leyes mercantiles y la hegemonía de la competencia, que el cambio de operador de telefonía móvil, la modalidad más extendida, lleva camino de marcar récord este año. Hasta junio, 3,5 millones de usuarios han cambiado de operador y más de un millón de líneas han sido amortizadas. Los operadores móviles virtuales siguen ganando pequeñas cotas mes a mes a las grandes compañías, y productos como la fibra en los hogares, el más deseado para los operadores por la capacidad generadora de ingresos, sigue creciendo, sobre todo de las ofertas agresivas de Telefónica, y la presencia de la banda ancha se acerca a 12 millones de líneas.

La presión de la crisis es la que ha movilizado todos estos comportamientos y la que no permite ni un minuto de relajación a los operadores, ni en fórmulas de venta ni en precio ni en calidad del servicio. Los datos más recientes de la Comisión Europea sobre comparativas de precios permiten asegurar que la competencia va a proseguir, y con ella las inversiones para mejorar las redes, puesto que las posibilidades de retorno para las empresas están garantizadas. Pese a la crisis.

Normas