Conversaciones telefónicas entre Reino Unido y España
Una fila de coches esperando en La Línea de la Concepción para pasar la frontera a Gibraltar.
Una fila de coches esperando en La Línea de la Concepción para pasar la frontera a Gibraltar.

Reino Unido y España crean grupos de trabajo para abordar la crisis de Gibraltar

Margallo rechaza el “acto unilateral” que hicieron las empresas contratadas por Gibraltar arrojando 70 bloques de hormigón en la Bahía de Algeciras

España se reserva la potestad de hacer controles para evitar los tráficos ilícitos

Los ministros de Asuntos Exteriores de España, José Manuel García-Margallo, y Reino Unido, William Hague, acordaron ayer mediante una conversación telefónica una “solución diplomática” a partir de la creación de grupos trabajo para resolver la situación en Gibraltar. Además de estos dos países, estarán presentes “aquellas autoridades que puedan tener competencias en estas materias”, según apuntaron fuentes de Exteriores.

Margallo trasladó a su homólogo británico la “plena disposición de España a dialogar sobre todas las cuestiones que afectan a ambos países” y le recordó que ambos Gobiernos son los responsables de hacer cumplir la legislación comunitaria. Además, Margallo reiteró el rechazo de España al “acto unilateral” que hicieron las empresas contratadas por Gibraltar arrojando 70 bloques de hormigón en la Bahía de Algeciras. Consideró este hecho “inaceptable”, pues “ha infligido un grave perjuicio para los pescadores españoles y el medio ambiente y ha elevado la tensión entre los dos países”. Las autoridades gibraltareñas alegaron que pretenden construir un arrecife artificial, pero los marineros españoles y el Gobierno argumentan que pretenden perjudicar la pesca y los intereses españoles.

Por otro lado, el ministro explicó a Hague que España “se reserva la potestad de hacer controles para evitar los tráficos ilícitos, así como adoptar medidas para evitar el fraude fiscal, las violaciones del medio ambiente y cualquier acto que vaya en contra del ordenamiento español y comuntario”. Todo ello, añadió el ministro, garantizando el cumplimiento de la legalidad internacional, la normativa europea y la nacional.

Posteriormente, desde la residencia oficial del primer ministro británico, David Cameron, en Downing Street, informaron de que el presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy, se comprometió a “rebajar las medidas en la frontera”, aunque dicho compromiso no aparece en el comunicado de Moncloa ni en el del Ministerio de Asuntos Exteriores.

Normas