Negocios al calor del verano

Negocios al calor del verano

Tiendas ‘pop-ups’, veleros, DJs... La temporada estival también sirve para emprender

Otras iniciativas que también aparecen en esta temporada son los negocios efímeros

En época de crisis, crece la agudeza para autoemplearse o crear nuevos negocios. La temporada estival ofrece muchas oportunidades para lograrlo, sobre todo en un país donde el turismo es un motor vital. Y es que emprendedores y empresas buscan ingresos con ideas frescas al calor del verano.

“Vimos que había un déficit de servicios en Andalucía más allá de sol y playa. Y la vela siempre ha sido una tradición en esta costa, donde no había tanta oferta como en otras zonas turísticas”, cuenta Antonio Sánchez, socio de Latitud36, una empresa de alquiler de barcos. Sánchez y sus dos hermanos, aficionados a la vela, crearon el año pasado esta firma en Estepona. “Tradicionalmente este negocio es muy estacional, aunque estamos apostando a que los clientes europeos vengan fuera de temporada”. Ofertan travesías para turistas, con y sin patrón, por ejemplo durante una semana por puertos de Marruecos, el mar de Alborán, la costa gaditana o hasta el cabo de Gata.

También tienen acuerdos de formación para aficionados y servicios con botes de lujo, en la web Quality36.com, que pueden costar 20.000 euros la semana, incluido servicio de cocinero. Ellos no cuentan con barcos, si no que trabajan con patrones a los que cobran una comisión.

Finca Cortesin Beach Club
Finca Cortesin Beach Club

Muy cerca de allí, en Casares (Málaga), el hotel de lujo Finca Cortesín abrió su Beach Club hace dos años, “porque no teníamos un acceso a la playa y para el cliente internacional estar cerca del mar es algo fundamental”, cuenta René Zimmer, el director del establecimiento. Han encontrado así una nueva fuente de ingresos. Para los huéspedes del hotel, el precio de la hamaca en el club está incluido. “Aunque llegan muchas personas de Sotogrande y Marbella”, explica, que pagan 55 euros por día. Dispone de 6.000 metros cuadrados, acceso directo a la playa, piscina, restaurante, camas balinesas y cócteles. Como particularidad, Zimmer apunta que este club tiene mucho éxito en la zona “porque es más tranquilo y elegante” de lo convencional.

Quien está acostumbrado a pinchar en clubs, festivales, discotecas al aire libre y terrazas en verano es Dani Moreno, disc-jockey (DJ) del programa El gallo máximo, de la radio Máxima FM. “En verano se hacen muchos más bolos”, relata. En su caso, esta temporada podrá llegar hasta 35 actuaciones, y eso que se toma un par de semanas de descanso tras su trabajo durante todo el año. Próximamente viaja la isla de Palma, a la Semana Grande de Bilbao y al beach club Ushuaia de Ibiza. En estos meses, las oportunidades se multiplican por dos y por tres. Además, su caché sube porque suelen ser fiestas más grandes. Aun así, “todos los DJs en España hemos notado la crisis. Si antes mi agenda estaba cerrada con seis meses de anticipación, ahora solo son dos”.

Terrazas, bares, horchaterías, heladerías..., hay muchos negocios tradicionales que hacen su agosto estos días, por ejemplo, el de los salvavidas. Socorristas Mayday nació en 1996 de la mano de Antonio López en Málaga. “Damos servicios de vigilancia a playas, hoteles, parques acuáticos, vendemos desfibriladores y proporcionamos formación”, explica López. Actualmente gestiona 30 piscinas. “En verano aumenta el negocio”. Aunque confiesa que la crisis ha hecho mucho daño y denuncia el intrusismo de empresas piratas: “No dan de alta al trabajador, contratan gente sin licencia y cobran en negro. Incluso en hoteles. Parece que la crisis ha abierto la veda del todo vale”, se queja.

Otras iniciativas que también aparecen en esta temporada son los pop-ups o negocios efímeros. La empresa Better y la de restauración El Viajero han abierto en Madrid el concepto The Patio, hasta el 15 de octubre en un palacio de la céntrica calle Hortaleza. Allí venden libros, revistas, flores, accesorios, ropa, mapas, cosmética, etc., a lo que suman una veraniega terraza.

Esta misma idea de tienda efímera surge en la isla de Formentera hasta septiembre, de la mano de Inditex, con su firma Oysho, de lencería y bañadores, una pop-up integrada en la arquitectura local, de paredes blancas, luces de mimbre y mesas de madera antigua.

Normas
Entra en El País para participar