El selectivo ha subido un 1,27% y la prima se ha enfriado hasta los 296
Vista de la Bolsa de Madrid que muestra al fondo los paneles que informan de las cotizaciones. Ampliar foto
Vista de la Bolsa de Madrid que muestra al fondo los paneles que informan de las cotizaciones. EFE

El Ibex supera los 8.500 tras el optimista discurso de Super Mario

El Ibex estrenó el nuevo mes con optimismo. La escalada del índice de referencia de la Bolsa española desde el mínimo anual de cierre que marcó en los 7.553,2 puntos el pasado 24 de junio se sitúa en el 13,07%

La jornada en los mercados comenzó con datos económicos en China. El PMI manufacturero de julio se sitúo en 50,3 puntos, frente a unas estimaciones que apuntaban a un retroceso hasta los 49,8 puntos desde los 50,1 de junio. Un buen dato para comenzar agosto.

El Ibex hizo caso omiso del agrio debate en el Congreso de los Diputados sobre el caso Bárcenas y se mantuvo durante toda la sesión con cómodas subidas que superaban el medio punto porcentual. Al cierre, hizo un esfuerzo final y se sitúo muy cerca de sus máximos del día, tras anotarse un 1,27% y cerrar en los 8.540,2 puntos. Ya está relativamente cerca del récord anual de 8.657,9 puntos que alcanzó el 14 de marzo. Los buenos resultados empresariales de las empresas del Ibex publicados hasta el momento han tirado de la Bolsa española en las últimas sesiones.

En Europa las subidas se situaron en la misma línea, lideradas por el selectivo alemán, que sumó un 1,63%. El Footsie británico avanzó un 0,92% y el Cac francés, un 1,25%.

El miércoles, la Reserva Federal estadounidense rehusó concretar el ritmo en que retirará los estímulos económicos, rebajando en cierta medida las previsiones de crecimiento económico. La lectura positiva es que el mantenimiento del plan de compra de activos lleva meses alentando a los inversores.

Mientras, el discurso del presidente del BCE fue bien acogido. “Draghi considera que ha pasado lo peor de la crisis para la zona euro y que se registran ya señales de estabilización, y ha reiterado el compromiso de la institución de mantener bajos tipos durante un extenso periodo de tiempo”, señalan desde la mesa de renta variable de un bróker español.

Al otro lado del Atlántico, se conoció una avalancha de datos macroeconómicos. El número de peticiones de subsidios de desempleo alcanzó la semana pasada las 326.000 unidades, por debajo de las 345.000 esperadas por el consenso recopilado por Bloomberg. El dato es bueno, y también lo fue el del ISM manufacturero, un termómetro de la actividad industrial en Estados Unidos, que alcanzó los 55,4 puntos frente a los 52 esperados.

Las malas noticias llegaron de mano del gasto en construcción, que cayó un 0,6% en junio, cuando el consenso esperaba un alza del 0,4%. Los índices de Wall Street, con todo, celebraba estos datos con avances. El Dow Jones y el Standard & Poor’s alcanzaron incluso nuevos máximos históricos. Mañana se conocerá el dato de creación de empleo en Estados Unidos en julio. El mercado espera 185.000 puestos de trabajo.

La prima de riesgo española se mantiene bajo control, y esta es la mejor noticia que se podía dar al respecto durante los meses de verano. Draghi, que ha vuelto a dejar entrever que tiene toda la munición preparada, ha permitido que la prima de riesgo se haya enfriado tres puntos básicos, hasta los 296 puntos básicos, con la rentabilidad del bono a diez años en el 4,63%.

El euro corregía parte de sus últimas subidas y se cambiaba a 1,323 dólares, frente a las 1,330 unidades del billete verde de las últimas horas de negociación del miércoles en Europa.

Normas
Entra en El País para participar