Editorial

Hacia el equilibrio financiero

La economía española, que continúa mostrando señales progresivas de mejora, experimentó en los cinco primeros meses de este año, y por primera vez en 16 años, una capacidad de financiación de 2.487 millones de euros, frente a la necesidad de algo más de 14.000 millones que sufrió en el mismo periodo de 2012. El déficit acumulado de la balanza por cuenta corriente se situó en 1.209,7 millones de euros en estos cinco primeros meses, lo que representa un severo descenso del 92,4%. Como explica el propio Banco de España, esta “notable corrección” se debe a la mejoría del saldo comercial y, en menor medida, a la del saldo de servicios y de rentas, que compensaron el aumento del déficit de la balanza de transferencias corrientes. La estadística del Banco de España dibuja una economía española impulsada por la fortaleza de un sector exterior que se ha convertido en un motor fundamental, además de un leve descenso de las importaciones. Otra buena noticia es el fuerte descenso de la salida de capital extranjero en mayo, tras un 2012 en que la fuga de capitales se disparó de forma preocupante. La mejora de la capacidad de financiación confirma que se ha corregido uno de los desequilibrios que arrastraba nuestra economía. Una prueba más de que el esfuerzo y el sacrificio de España comienza a dar sus frutos.

Normas
Entra en El País para participar