La ruptura del PSOE y el PP hace peligrar los dos puestos socialistas en la CNMC
Jose María Beneyto
Jose María Beneyto

Santiago Lanzuela y José María Beneyto, candidatos a presidir el superregulador

El consejo de la CNM tendrá 10 miembros, 6 para el PP

A finales de agosto el Gobierno comunicará sus propuestas

Un perfil marcadamente político debido a las presiones

El Consejo de Ministros del próximo viernes aprobará el estatuto orgánico de la nueva Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), el organismo en el que se fusionarán los actuales reguladores de la energía (CNE), las telecos (CMT) y la autoridad de la competencia (CNC). Una vez aprobado dicho estatuto y en la siguiente reunión del Consejo de Ministros, el Gobierno deberá proponer a sus candidatos para el consejo de administración del nuevo superregulador, que deberán ser ratificados en el Congreso.

 El Partido Popular se ha adjudicado seis puestos, entre ellos, el de presidente,y mantiene su oferta para asignar dos sillones al PSOE y uno, respectivamente, a PNV y CiU. Fuentes del sector aseguran que ya hay dos candidatos para la presidencia, con un perfil altamente político. Se trata de los diputados del Grupo Popular Santiago Lanzuela, expresidente del Gobierno de Aragón y portavoz de la Comisión de Economía en el Congreso, cargo en el que sustituyó a Elvira Rodríguez (actual presienta de la CNMV), y José María Beneyto, portavoz de la Comisión de Asuntos Exteriores.

Aunque inicialmente el Gobierno barajaba un perfil más profesional, las fuertes presiones políticas han ganado la partida. Al fin y al cabo –consideran en el PP–, los candidatos de vascos y catalanes son claramente políticos. Se da por seguro que PNV y CiU mantendrán a sus actuales representantes en la CNE: Idoia Zenarrutzabeitia, exvicelendakari, y Josep Maria Guinart, exalcalde de L’Escala.

La ruptura del PSOE con el PP formalizada por Alfredo Pérez Rubalcaba el pasado 14 de julio, tras el escándalo Bárcenas, ha dado al traste con cualquier tipo de acuerdo para pactar la entrada en la CNMCde dos consejeros por parte de los socialistas, que hasta ese momento aspiraban incluso a tres.

Por el momento, no hay acuerdo ni se le espera. Hasta mediados de julio, se barajaban como candidatos del PSOElos nombres del actual presidente de la CMT, Bernardo Lorenzo, y la expresidenta del Consejo de Seguridad Nuclear, Carmen Martínez Ten. Algo que admitían en la propia Génova.

Sin embargo, la ruptura de relaciones entre los dos principales partidos, deja en el aire la adjudicación de estos dos puestos. No se descarta que el PP busque a dos personas afines al PSOE, pero sin que figuren como nombrados por este partido. Si los elegidos ponen como condición que el PSOE les dé el plácet y este se lo da, se interpretaría como un aval oficial y de nada habría servido su ruptura con el PP. Todo apunta a que en este caso (similar al vivido con la última renovación del consejo de la CNE, en la que el PP no quiso participar) los socialistas se abstendrían.

Con todo, hasta el primer Consejo de Ministros tras las vacaciones, que se celebrará previsiblemente el día 23, queda margen para algún tipo de negociación. El Gobierno tenía que haber aprobado el estatuto orgánico de la CNMC el pasado viernes, pero su aprobación ha sido pospuesta, entre otras razones, porque las semanas inhábiles de agosto le harán ganar tiempo.

Otro motivo para el aplazamiento es que el informe preceptivo del Consejo de Estado sobre el estattuto ha sido crítico. Por ejemplo, desaconseja la creación de un cuerpo de asesores externos del consejo.

La CNE analiza hoy el anteproyecto de ley eléctrica

El consejo de administración de la Comisión Nacional de Energía (CNE) celebró ayer una reunión y tiene previsto celebrar hoy otra más para aprobar el informe que le ha requerido el Ministerio de Industria sobre el anteproyecto de Ley del Sector Eléctrico, el núcleo de la reforma eléctrica aprobada el mes pasado por el Gobierno.

Es la primera vez que el regulador energético, que se integrará a principios de octubre en la CNMC, aprobará un dictamen de una norma con rango de ley (solo es preceptivo que informe de reales decreto hacia abajo). Además de un par de órdenes ministeriales de sesgo muy económico sobre termosolares y retribución de la distribución y el transporte en el segundo semestre, la CNEaprobó el miércoles pasado el informe sobre la orden por la que se revisarán los peajes de acceso a partir de mañana, día 1.

El punto más polémico del informe de la comisión, que aún no ha sido publicado, hace referencia al cambio de estructura del recibo de la luz, donde aumentará el peso del término fijo respecto al del consumo. La CNE considera que esta medida habría necesitado de un informe previo y discrepa de que se incluyan todos los costes del sistema para determinar el fijo, y no solo el de distribución y transporte. Fuentes empresariales aseguran que tal como está elaborada la orden, esta podría incumplir algún precepto comunitario.

El resto de normas serán analizadas e informadas ya en septiembre.

La CNE ha contribuido a la elaboración del paquete de medidas de la reforma eléctrica, aportando a la Secretaría de Estado de Energía buena parte de la documentación que ha utilizado para ello.

Normas