Entrevista a David Stuckler
David Stuckler
David Stuckler

“La austeridad ralentiza el PIB y empeora el paro”

David Stuckler, director de Economía de la Salud en Oxford alerta de los efectos que tienen sobre la salud los recortes presupuestarios, capaces, incluso, de elevar los suicidios

Desde el aumento de un 50% de los contagios de VIH y el brote de malaria en Grecia, hasta el crecimiento de los suicidios en España, pasando por un mayor alcoholismo en otros países europeos, éstas son para David Stuckler, uno de los autores del libro Por qué la austeridad mata y director del equipo de Economía de la Salud en la Universidad de Oxford, algunas de las consecuencias que ha dejado la crisis y la política de austeridad adoptada por los Gobiernos.

Pregunta. ¿Cuáles son los costes de la austeridad?

Respuesta. Es muy conocido que la salud no solo tiene que ver con la atención sanitaria, el 15% de nuestra salud depende del sistema sanitario. Tiene que ver con nuestros sistemas económicos y sociales. Durante la última década hemos venido estudiando cómo el empleo, la vivienda, la alimentación son motores importantes para la salud de la gente, si pensamos en la Gran Depresión hasta la crisis de Asía, hasta las recesiones en Europa y EE UU, hemos visto que las recesiones son neutras en cuanto a la salud porque tiene riesgos y oportunidades.

El peligro es la respuesta de los políticos. Cuando hacen recortes en servicios esenciales, pueden convertir la dificultad económica en epidemias de salud.

P. La situación que vive España, ¿cómo se perciben las exigencias que ha impuesto la troika?

R. Primero, en España se redujo el presupuesto sanitario en un 13% en 2012 y la formación profesional médica disminuyó un 75%, así que el sistema de salud realmente no se está protegiendo. No llega al mismo nivel que Grecia todavía, pero son recortes sustanciales. La atención sanitaria es solo uno de los sectores afectados por la austeridad. La correlación entre desempleo y suicidios data del siglo XIX. Solo la austeridad se calcula que ha recortado 250.000 empleos. En España, la estadística asegura que las subidas y bajadas del paro tienen relación directa con los aumentos y descensos de los suicidios, sobre todo en los hombres. En España, hemos visto más de 400 suicidios más allá de las tendencias históricas desde que empezó la recesión.

P. ¿Cómo influyen las políticas del FMI?

R. El FMI ahora ha reconocido que habían subestimado el impacto negativo de la austeridad sobre el poder adquisitivo y el desempleo. Han pedido perdón a Grecia y han aconsejado aplicar estímulos en Reino Unido.

La austeridad ha sido un experimento enorme que se ha realizado sobre Europa. Y ahora tenemos los resultados, la austeridad ha ralentizado el crecimiento, empeorado el desempleo y en lugar de reducir la deuda y el déficit, han ido a peor. Eso es porque la austeridad está recortando los ingresos de las personas y entonces el gasto se recorta y las empresas tienen que despedir a más gente, lo que lleva a un ciclo negativo.

P. ¿Cuáles son las consecuencias más graves para España de esta crisis?

R. Si se trata de tu familia la que se ve afectada o tus amigos en cuanto a la salud, es la consecuencia más grave que hay. Para la población en su conjunto, un peligro enorme es el desempleo. El paro se puede considerar como una epidemia, es una de las principales causas de depresión, alcoholismo, suicidios o infartos.

Pero, cuando los políticos gestionan las consecuencias del desempleo bien, pueden prevenir las depresiones y así se puede ahorrar dinero en el sistema público.

P. ¿Cuál es el panorama para Grecia?

R. Grecia es un ejemplo de catástrofe sanitaria. Para cumplir con la reducción del déficit impuesta por la troika, el presupuesto sanitario se redujo un 40%. Como consecuencia de esos ajustes, muchas empresas han abandonado el país y ha habido pánico en las farmacias por el grave desabastecimiento.

Hacia un cambio en el balance de poder

Preguntado por cuál es el futuro de la economía global, Stuckler asegura que a largo plazo las economías de China, Brasil e India continuarán creciendo a un ritmo más rápido que Europa o Estados Unidos.

Entonces el balance de poder va a cambiar, se va a desplazar. En 2000 España estaba entre las ocho economías más grandes del mundo y, sin embargo, ahora España ha caído al puesto 13. “Si vemos las cifras, España continuará registrando reducciones en términos económicos, mientras el Gobierno abogue por aplicar más recortes drásticos, sin hablar del coste humano”, añade.

Tal y como alertan innumerables expertos, este especialista en economía de la salud insiste que lo más preocupante para España es el masivo abandono del país de los jóvenes. “Cuando se recupere la economía, tal vez esos jóvenes no vuelvan y ello puede generar una situación con un alto porcentaje de población anciana o mayor y poca gente en edad de trabajar para impulsar la economía”, advierte.

Y para demostrar la trascendencia que tienen las políticas de ajuste sobre la actividad, este experto recuerda las experiencias recientes de Reino Unido y EE UU donde los primeros recortes hundieron aún más a los dos países en la recesión. “En EE UU, el presidente Barack Obama inyectó a la economía estímulos por valor de 800.000 millones, incluyendo gasto sanitario, atención a la vivienda y apoyo para la búsqueda de trabajo y con eso de ha visto una recuperación lenta, pero constante”, argumenta. Sobre España, admite que la recesión llegó más tarde por la burbuja inmobiliaria: “Zapatero empezó con los recortes y la economía se quedó plana y luego Rajoy con sus ajustes intensificó la caída, España ha tenido una recesión de doble caída que creó ella misma”.

Normas