El beneficio de la ‘teleco’ cae el 0,9% en el semestre, mejor de lo esperado
El presidente de Telefónica, César Alierta, durante la Junta de Accionistas, celebrada en mayo pasado en Madrid.
El presidente de Telefónica, César Alierta, durante la Junta de Accionistas, celebrada en mayo pasado en Madrid. EFE

Telefónica vuelve a tener en España su principal fuente de ingresos

Su deuda neta era de 49.793 millones en junio, una reducción de 8.517 millones frente a junio de 2012

Telefónica registró un beneficio neto de 2.056 millones en el primer semestre de 2013, un 0,9% menos respecto al mismo periodo del ejercicio anterior. Los ingresos de la compañía alcanzaron los 28.563 millones de euros hasta junio, un 7,8% menos. Ambas cifras resultaron mejor de lo esperado por los analistas, que habían pronosticado unas ganancias de 1.925 millones y unas ventas para el periodo de 28.218 millones de euros.

La operadora española resaltó que en el segundo trimestre sus ingresos crecieron un 0,5% en términos orgánicos (una disminución del 6,8% en términos reportados) hasta 14.421 millones, el primer incremento del grupo desde el primer trimestre de 2012, algo que achacaron a la fuerte aceleración de Latinoamérica y a la mejora del negocio en Europa.

La teleco obtuvo un resultado operativo antes de amortizaciones e impuestos (Oibda) de 9.421 millones, un 9,7% menos en términos reportados y un 0,4% menos en términos orgánicos, mientras que el resultado operativo cayó un 18,6% en términos reportados y un 5,4% en orgánicos, hasta los 4.316 millones. Telefónica puntualizó que los datos reportados del primer semestre del año anterior incluyen la consolidación de Atento, que la compañía vendió a finales de 2012. Además, desde abril de 2013 no se tiene en cuenta tampoco los activos del negocio fijo de Reino Unido, vendidos en abril de 2013.

La deuda neta de Telefónica se sitúa en 49.793 millones a junio, lo que supone una disminución de 1.466 millones respecto a diciembre de 2012. Pero incluyendo la venta del 40% de los activos en Centroamérica y del 100% de Telefónica Irlanda e Inversis, la deuda de la firma se sitúa en los 48.614 millones de euros, con un ratio de endeudamiento de 2,36, lo que le aproxima a su objetivo de cerrar el año con una deuda inferior a 47.000 millones. La operadora destacó que ha reducido su deuda neta en cerca de 10.000 millones desde junio de 2012.

Los clientes totales de Telefónica se sitúan en 317,3 millones a cierre de junio, un crecimiento interanual del 1,8%. De estos, el negocio móvil sumó 249,5 millones, un 2% más.

Menor Retribución del consejo

El consejo de administración de Telefónica obtuvo una retribución total de 13,95 millones en el primer semestre, un 3,3% menos que en el mismo periodo del año anterior, mientras que la alta dirección recibió 7,86 millones, un 15,7% menos. La retribución fija de los miembros del consejo ascendió a 5,38 millones y la variable a 6,8 millones. Los miembros del consejo recibieron 97.000 euros en concepto de dietas en el primer semestre del año.

Por geografías, España vuelve a ser la unidad con mayores ingresos. En este mercado, la compañía obtuvo unas ventas de 6.559 millones, un 15,1% menos por la caída de los ingresos de venta de terminales móviles debido al fin de las subvenciones, y un Oibda de 3.129 millones, un 7,3% menos. Telefónica España cerró junio con 42,32 millones de clientes, un 3,9% menos. La nueva estrategia de servicios convergentes Movistar Fusión fue el motor de crecimiento, tras captar 2,2 millones de clientes.

Por su parte, Telefónica Latinoamérica, calificada como “motor” de la compañía, alcanzó unos ingresos de 14.682 millones en los primeros seis meses, un 8,6% más en términos orgánicos (y un 1,9% menos en términos reportados). La región supone ya el 51,4% de los ingresos consolidados del grupo; sólo Brasil ingresó 6.430 millones. Europa, donde la teleco es el segundo operador por número de accesos tras el acuerdo con KPN para la adquisición de su filial E-Plus, reduce su peso en el grupo hasta el 46,9%. La firma redujo sus ingresos un 11,2% en el semestre, hasta los 13.392 millones.

El presidente de Telefónica, César Alierta, hizo hincapié en una nota en el “significativo avance” alcanzado durante el segundo trimestre en el proceso de transformación del grupo, y que, aseguró, se traduce en una posición de “fortaleza”, tanto en la evolución del negocio como financiera, que ha permitido dar “un paso relevante” para la formación de un operador “líder” en el mayor mercado europeo, Alemania.

Los analistas coincidieron en destacar la recuperación del crecimiento orgánico del grupo, “la importante” reducción de su deuda y la mejora del mercado doméstico, “con mejores márgenes” (48,4% versus 47% en el primer trimestre)”, según precisó Morgan Stanley. En esta misma línea, Santander apuntó que creen que la mejora del margen en España “es sostenible”. Los analistas también destacaron el sólido crecimiento de Latinoamérica en el segundo trimestre.

TELEFÓNICA 7,36 -0,05%

“Queremos mantener la posición en Telecom Italia”

El director general de Finanzas y Desarrollo Corporativo de Telefónica, Ángel Vila, indicó ayer en una conferencia con analistas que la operadora tiene intención de mantener su posición actual en Telecom Italia, donde tiene un 10,5% del capital través de Telco. “No estamos pensando en hacernos con el control total de Telco, sino hablar con nuestros socios acerca de las ventas de mantener esta estructura”.

En cuanto a la compra de E-Plus y a la venta de su filial en Irlanda a Hutchison Whampoa por 850 millones, Telefónica apuntó que confían en que ambas operaciones cuenten con el visto bueno de los reguladores. “Hay demasiadas operadoras en Europa y la consolidación tiene que llegar”, insistieron.

Para José María Álvarez Pallete, consejero delegado de Telefónica, la operación en Alemania proporcionará mayor escala en el país a la compañía, que se convierte en el segundo operador por clientes y volumen de ingresos en Europa.

Preguntada por posibles negociaciones con Yoigo para compartir sus redes, la presidenta de Telefónica en Europa, Eva Castillo, dijo que están abiertos a la compartición de infraestructuras. “Lo hemos hecho en España y Alemania y lo seguiremos haciendo”.

Sobre el lanzamiento del 4G en España, señalaron que este va a depender de la demanda, de la madurez del mercado y de la disponibilidad de espectro. “Las bandas de 1800 y 2600 MHz es una medida temporal hasta que la de 800 esté disponible, momento en el que se podrá ofrecer calidad a nuestros clientes”.

Normas