Ecoemprendedores
Un panel solar, casi tan rentable como un bono del Tesoro

Un panel solar, casi tan rentable como un bono del Tesoro

Ecooo, pionera en invertir en renovables de la mano de los usuarios

Una inversión segura un panel solar? En medio de la gran disputa que ha dejado la reforma energética aprobada por el Gobierno este mes, y del goteo de aumentos en el recibo de la luz– en agosto subirá de nuevo un 3,2%–, se abre camino, poco a poco, una nueva relación entre los consumidores y la energía. Ya son 500 las personas que se han subido al tren de Ecooo, empresa que alquila tejados, instala paneles solares sobre ellos, produce electricidad y reparte beneficios entre la comunidad de bienes creada para la venta de energía solar a las compañías eléctricas tradicionales. “Cada semana se suman 20 o 30 nuevos socios. Con un millón de personas invirtiendo en renovable distribuida, el modelo evolucionaría”, comenta Mario Sánchez, fundador de la compañía en 2005, la primera de este tipo que se creó en España.

Ese es el objetivo de esta pequeña empresa pionera que tiene 65 cubiertas alquiladas repartidas por las regiones en las que más pega el sol en España: influir en el cambio de modelo energético acercando las renovables a los ciudadanos, “sin primas y en manos de la gente, no de unas pocas empresas”, prosigue Sánchez. Un mínimo de 100 euros y cualquiera puede ser socio de Ecooo, que ofrece una rentabilidad del 6% a 25 años, “como bonos del Tesoro”, porque los sucesivos recortes a las ayudas económicas al sector en principio no afectan a las instalaciones ya en funcionamiento.

“La gente produce electricidad en vez de invertir en productos sofisticados”. “No metes tu dinero sin saber a dónde va a ir a parar”, remata este antiguo asesor de empresas que no duda en lanzar que “el cambio climático es el gran fallo del mercado actual”.
La fotovoltaica puede ser, según Ecooo, una de las claves del cambio de modelo energético porque los avances en la tecnología han reducido pasmosamente los costes, hasta un 80% en los últimos cuatro años. “Hubo un tiempo en el que el sector se asociaba a las primas, pero ese tiempo ya ha pasado, hoy no hay ese riesgo regulatorio”, matiza Cote Romero, directora de la compañía.

Ya es más barato instalar entre 8 y 10 paneles sobre el tejado de una vivienda unifamiliar (unos 2 kilovatios de potencia) y nutrirse de esa electricidad que comprarla a la compañía eléctrica. Por ello, Ecooo se suma a las críticas del sector renovable por el letargo de la ley que debe regular el autoconsumo (un hogar produce y consume su propia electricidad a partir de fotovoltaica y minieólica) y que lleva más de un año y medio parada.

El reto para el sector no es ya solo que la norma salga adelante, prometida para antes del verano, sino que los peajes que se determinen (pago por utilizar la red eléctrica) “no sean abusivos”, o sea, que se ciñan al uso del sistema y no impongan un canon por consumir la electricidad generada, como piden algunas eléctricas.

La compañía, que acaba de inaugurar una nueva cubierta en Cuenca que producirá 110.000 kWh anuales, el equivalente de electricidad para 37 familias, a partir de una inversión de 1.000 euros, también hace autocrítica sobre el desordenado crecimiento de la fotovoltaica, “grandes huertas solares para fondos de inversión”, explican. Por ello, el suyo es un modelo que se fija en pequeñas instalaciones. “Así se deja libre el campo y no se pierde energía”, en referencia a que no hace falta transportarla. Y sin vendedores. Los promotores del proyecto son los propios socios, “comuneros” los llaman en Ecooo, porque su idea es ir creando una comunidad que termine convirtiéndose en una alternativa real al modelo energético basado en la quema de combustibles fósiles (carbón, petróleo y gas).

Mientras ese momento llega, la suya, dicen, también es una tarea de divulgación, en concreto sobre los mitos que se han ido levantando sobre las renovables, como el abuso de estas tecnologías de las primas. “¿Por qué nadie habla de las ayudas al carbón, al gas, a Garoña?”.
Sobre el déficit de tarifa, la deuda colosal de más de 26.000 millones de euros de las eléctricas con el Estado, dice Ecooo que “es una realidad, pero no se está teniendo en cuenta el abaratamiento de la entrada de tecnologías renovables en el precio del mercado, que compensan la pérdida de ingresos en generación”.

Vida más allá de la burbuja

l Facturación: en 2008, en pleno boom de la solar fotovoltaica, gracias en parte a suculentas primas (ayudas económicas por producir electricidad), Ecooo facturó tres millones de euros. De esa cifra récord pasó a ingresar el año siguiente, tras la primera dentellada a esos incentivos, un millón de euros, “y ahí nos hemos mantenido desde entonces”, comenta Mario Sánchez, fundador de la empresa. Ecooo facturó en el ejercicio pasado 1.144.000 euros y registró un beneficio antes de impuestos de 52.325 euros.

l Modelo de negocio: la compañía parte de la convicción de que “el mejor kilovatio es el que no se genera”, y apuesta por la implicación del usuario en la electricidad que consume.

Normas