La inmobiliaria perdió 9,5 millones el año pasado
Torres Kio
Torres Kio Cinco Días

Realia perdió 28 millones en el primer semestre por depreciación de activos

La inmobiliaria Realia, participada en un 30% por FCC y en un 27,6% por Bankia, perdió 28 millones de euros en el primer semestre del año frente a los 9,5 de hace un año, por el incremento de las provisiones, depreciación de activos y no activar créditos fiscales por 12,6 millones.

Según ha informado hoy Realia, las provisiones por depreciación de activos pasaron de los 2,8 millones del primer semestre de 2012 a 19 millones de este año y no activaron los créditos fiscales por un criterio de prudencia.

La filial patrimonial francesa SIIC de Paris, controlada en un 58,9% por Realia, vendió dos activos no estratégicos por un importe de 21,9 millones, lo que supuso una plusvalía de 1,3 millones para las cuentas consolidadas de Realia.

En el primer semestre del año, Realia ingresó 100,1 millones de euros, un 4,6% menos que en el mismo periodo de 2012, mientras que su resultado operativo bruto (ebitda) se situó en 57,8 millones de euros, un 10,6% menos que hace un año.

Los gastos cayeron un 11% hasta los 8,5% y los gastos financieros netos un 16% hasta los 40 millones.

La inmobiliaria informa en nota de prensa de que en el negocio de alquileres mantiene un ratio de ocupación del 91% lo que les ha reportado unos ingresos de 85,5 millones.

Los ingresos de oficinas se han reducido un 17% hasta los 24 millones debido a la actualización de las rentas y al contabilizar un ingreso extraordinario en el anterior ejercicio.

En centros comerciales, los ingresos han crecido un 24% hasta los 9,9 millones.

La filial francesa SIIC de París aportó 36,7 millones al grupo.

En cuanto a la a actividad residencial en el primer semestre ha entregado 52 viviendas con unos ingresos de 6,6 millones y vendió un solar en Mallorca por 2,8 millones.

La inmobiliaria informa de que mantiene su apuesta estratégica de reforzar sus inversiones en patrimonio y reducir su exposición al sector residencial.

Normas