El dato se adelanta unos días al oficial
Una operaria china trabaja en una línea de ensamblaje de televisores en una fábrica de Shenyang, en la provincia de Liaoning (China).
Una operaria china trabaja en una línea de ensamblaje de televisores en una fábrica de Shenyang, en la provincia de Liaoning (China). EFE

La actividad industrial en China cae al peor nivel en once meses, según HSBC

La actividad manufacturera en China, segunda economía mundial, se contrajo en julio al peor nivel registrado en once meses, según el indicador que publica la entidad financiera HSBC pocos días antes del oficial.

El índice gerente de compras (PMI en sus siglas en inglés) de HSBC, que se adelanta al mismo indicador que el Gobierno chino publica el día 1 de cada mes, sitúa la actividad industrial del séptimo mes del año en 47,7 puntos, por debajo de los 48,3 registrados en junio.

Julio es el tercer mes consecutivo en el que el PMI se sitúa por debajo de la barrera de los 50 puntos (por encima de ese listón la industria muestra expansión, y por debajo contracción), lo que una vez más evidencia la pérdida de impulso de la segunda economía mundial.

“Los datos del HSBC sugieren una desaceleración continua en los sectores manufactureros debido a la débil demanda y la rápida liquidación de existencias por la industria”, señaló el jefe economista de HSBC en China, Qu Hongbin.

Todo ello, enfatizó Qu, añade “más presión al mercado de trabajo” y evidencia la necesidad de “aplicar medidas de ajuste adicionales para estabilizar la economía”.

El dato del HSBC llega un día después de que, por primera vez, el presidente de China, Xi Jinping, pidiera públicamente profundizar las reformas y los esfuerzos de apertura para hacer frente a los retos económicos del país, en un momento en que la segunda potencia mundial crece a un ritmo menor y las autoridades han hecho hincapié en la reestructuración del modelo económico.

El Producto Interior Bruto (PIB) de la segunda economía mundial aumentó un 7,5 por ciento durante el segundo trimestre, una de las tasas más bajas de los últimos años que coincide con la meta mínima de crecimiento establecida por las autoridades para 2013.

A pesar de la ralentización, los nuevos líderes chinos -que tomaron posesión del cargo el pasado marzo- han descartado por ahora medidas de estímulo y se han mostrado dispuestos a sacrificar décimas de PIB a corto plazo para asegurar un crecimiento sostenido a largo plazo.

Normas