Pequeños Gigantes: Lita

Proyectos de iluminación led a medida

Esperan un crecimiento de las ventas del 20%

Proyectos de iluminación led a medida Ver fotogalería

Desde que Edison patentara la primera bombilla de incandescencia, poco había cambiado la iluminación hasta la llegada de la tecnología led. La conocida como luz de diodo ya es un recurso generalizado en la nueva construcción y las previsiones le auguran un futuro prometedor.
Aprovechando el tirón, el británico Christian Souter, el irlandés Sean Carty y el español Iván Ortúzar unieron fuerzas a finales de 2008 para crear Lita, una compañía con sede en Madrid y Dublín (Irlanda), pionera dentro y fuera de nuestro país en el desarrollo de proyectos lumínicos de este tipo.


Todo parece indicar que, en menos de 10 años, el 80% de la iluminación en el mundo será mediante led. Las llamadas bombillas verdes ofrecen un ahorro en el consumo del 90%, alargando la vida de las lámparas hasta 50.000 horas. “Las empresas también prefieren esta luz porque reduce los incómodos parpadeos y mejora el rendimiento de los empleados, creando un mejor entorno en el lugar de trabajo”, explica Ortúzar. Por ello, la lista de grandes firmas que alumbran sus espacios gracias a Lita es cada vez más larga.

Lita consiguió ser una de las primeras empresas del sector de la iluminación led que superó los más de 100 lúmenes por vatio en gran parte de sus productos. Es decir, por primera vez, el rendimiento del diodo igualaba el flujo luminoso de lámparas tradicionales como los fluorescentes, las incandescentes, las halógenas o las de vapor de mercurio.

“Arrancar fue lo más complicado”, explica el fundador. “Teníamos una buena idea y la recesión económica nos tocó de lleno. No impidió que siguiéramos con ello, pero la gente pensaba que estábamos locos”, recuerda. A comienzos de 2009, cuando todo estaba por hacer, los dos países donde iban a operar simultáneamente, España e Irlanda, se encontraban viviendo los inicios de la crisis, sin embargo, los tres socios se unieron “sabiendo reconocer el potencial de ambos mercados”, explica Ortúzar.

En un sector, el de la iluminación, dominado por grandes compañías multinacionales, Lita logró hacerse un mercado “a base de ofrecer soluciones personalizadas para cada proyecto que se nos presentaba, lo que facilitó un rápido crecimiento”, asegura el directivo. Pero en 2010 todo cambió. “La inyección de liquidez fue lo que nos dio la capacidad para crear la estructura necesaria”. La irlandesa Connect Electronics, propiedad de uno de los socios, adquirió parte del capital social de Lita. “Entonces la situación requería un intenso ritmo de trabajo y alianzas con compañías que compartieran con nosotros la misma visión de negocio”, afirma. Desde entonces han logrado incrementar su facturación hasta los dos millones de euros y esperan un 20% más para 2013.

En solo seis meses, una bombilla de led puede pasar de un mero proyecto en papel a iluminar una oficina. Para todo este proceso, en Lita, recurren a numerosas tecnologías patentadas a lo largo de sus tres fases: diseño y desarrollo, prueba –acorde a la normativa europea– y, por último, control de calidad y pruebas de resistencia, desarrollado por el departamento técnico en Irlanda.
“Nuestro punto fuerte es contar con una tecnología de disipación de calor muy efectiva que aplicamos en la mayoría de productos”, explica Ortúzar. Gracias a ella, la luz de Lita no se apaga. “Las bombillas tienen una vida aún más larga y rinden siempre igual a lo largo de los años”, añade el fundador. “El equipo de I+D está constantemente inventando formas de utilización y gestión de la energía que mejoren la calidad del producto, usando componentes de última generación”.

Y es que la investigación y desarrollo es uno de los pilares básicos de la empresa. “No olvidemos que la tecnología led está en plena expansión”, afirma Ortúzar. El departamento de I+D está formado por profesionales con amplia experiencia en electrónica e iluminación que “son capaces de adaptar nuestros productos a diferentes aplicaciones variando la tonalidad de la luz, cambios de color o diferentes formatos y dimensiones”. Cada cliente tiene unas necesidades concretas y en Lita se encargan de satisfacerlas.

En la actualidad, la presencia comercial de la compañía casi no conoce límites: Alemania, España, Estados Unidos, Francia, Irlanda, Reino Unido o Suecia ya encienden sus bombillas Lita. Además, el futuro de la firma está en las exportaciones. “Prevemos que el 70% de nuestro negocio será en el exterior de aquí a 2015. Ya hemos iniciado actividad en 22 países y estamos entrando en Oriente Medio”. Allí donde la construcción vive sus días de gloria, la empresa se ha hecho un hueco.

La búsqueda de un cliente satisfecho

Si comenzáramos a realizar una lista de clientes en España que iluminan sus instalaciones gracias a Lita, no quedaría sector en el que no estuvieran presentes. Desde gasolineras a oficinas de cualquier tipo o actividad. No hay sitio donde no pueda alumbrar una bombilla de diodo. Y la empresa ofrece productos también para el exterior.


La cadena de comida rápida Burger King utiliza la luz de Lita en sus establecimientos, también lo hacen una larga lista de centros comerciales en toda España. Además, la empresa de servicios energéticos Dinsa, perteneciente al grupo ACS, les ha elegido como proveedor de iluminación led para gran parte de sus proyectos y ya llevan con ella tres años de estrecha colaboración.

DATOS BÁSICOS

CERTIFICADOS
Los productos de Lita cuentan con el certificado de los principales laboratorios europeos como la Asociación Británica de Iluminación, la certificadora TÜV o la Asociación Alemana de Tecnologías Eléctricas (VDE). También ofrecen un mínimo de tres años de garantía y utilizan componentes de primera calidad en su fabricación.

PERSONAL
en sus oficinas de Madrid y Dublín trabajan en el desarrollo de productos para pasar luego a la fabricación propia. La plantilla está compuesta por más de 30 personas en todo el mundo, ocho de ellas en España, que integran los departamentos técnicos, administración, compras, comercial y marketing.

PRODUCTO
su luz brilla, principalmente, en el interior. La estrella de su catálogo es el tubo y downlight led. Se trata de bombillas equivalentes a las lámparas fluorescentes tradicionales. Gracias a ellos se puede ofrecer a los clientes todo tipo de opciones y alternativas en el diseño.

ECOLOGÍA
La fabricación de bombillas de diodo descarta el uso de materiales contaminantes como el mercurio. Por otro lado, los materiales de fabricación son, en un porcentaje muy amplio, reciclables y reducen en un 80% las emisiones de CO2 a la atmósfera.

APOYO EUROPEO

La falta de recursos públicos está reduciendo el apoyo a la tecnología led, pero la UE es tajante: no es una opción sino una obligación para todos los países, sobre todo para los que dependen de terceros para satisfacer su demanda de electricidad, como es el caso de España.

Normas