El lunes comenzó la cotización de los derechos

¿Qué hacer con el dividendo de Santander?

¿Qué hacer con el dividendo de Santander?
REUTERS

El pasado lunes, comenzaron a cotizar los derechos de suscripción de la ampliación de capital liberada de Santander. Los socios pueden vendérselos a la entidad a un precio de 0,15 euros, deshacerse de ellos en el mercado o no hacer nada y recibir las acciones nuevas, en una proporción de una por cada 32. En el hipotético caso de que todos los accionistas optarán por el efectivo (en la práctica, imposible), la entidad tendría que desembolsar 1.620 millones de euros. El plazo para solicitar el efectivo concluye el próximo 24 de julio y el día de abono previsto será el 1 de agosto.

El ‘scrip dividend’ implica que el accionista puede elegir entre tres opciones. Estas son las que se le plantean al accionista de Santander. Las opciones pueden combinarse entre sí y cada una de ellas tiene sus ventajas y sus inconvenientes.

Vender al banco
Santander ha fijado el precio al que recomprará cada derecho (ha entregado uno por acción) en 0,15 euros por acción. Esta opción es la más parecida a cobrar el dividendo clásico (si bien, en este caso el accionista se diluye) y conlleva un efecto fiscal similar. Los inversores sufrirán una retención del 21%, si bien los primeros 1.500 euros cobrados en dividendos estarán exentos de tributar. La cuentas se ajustará en el IRPF del presente ejercicio.

SANTANDER 2,64 -1,05%

Liquidarlos en Bolsa
Si los derechos se venden en mercado, el pago fiscal se aplaza hasta el momento de la venta de las acciones. No hay retención en el momento de la venta. El efecto que tiene la desinversión es el de rebajar el precio de compra. Por ejemplo, si se adquirieron las acciones a 10 euros y se venden los derechos a 0,1 euros, en el momento de deshacerse de las acciones las plusvalías se calcularán sobre un precio de compra de 9,9 euros (10-0,1 euros). Los derechos de Santander cerraron ayer a 0,15 euros, exactamente el mismo precio de compromiso de compra.

Acciones
En este caso, la tributación también se difiere hasta el momento de venta. Si un inversor destinó 1.000 euros a comprar 100 acciones y ahora recibe 10 títulos nuevos, bajará su precio medio de compra desde 10 euros (1.000 euros/100 acciones), hasta 9,09 euros (1.000 euros/110 acciones).

Normas
Entra en El País para participar