El Parlamento Europeo defiende su menor dependencia de los mercados

Europa destaca la “solidez” de las cooperativas pese a la crisis

En España hay 68 cooperativas de crédito con 2,5 millones de socios, 500.000 más que en 2008

El Parlamento Europeo asegura que han demostrado su resistencia “incluso en los momentos más difíciles”

Fachada de la sede del Banco Cooperativo en Madrid
Fachada de la sede del Banco Cooperativo en Madrid

El Parlamento Europeo destaca en un reciente informe que, pese a la crisis, “existen pruebas convincentes” de la “solidez” de las cooperativas bancarias. Opina que su resistencia se debe en gran parte a su modelo de gobernanza y autosuficiencia “incluso en los momentos más difíciles”. En España las cooperativas de crédito no han necesitado, hasta el momento, ayudas públicas y han logrado pasar desapercibidas. Sus activos suman 134.375 millones y cuentan con 2,5 millones de socios.

Las cooperativas de crédito españolas –cajas rurales, en su mayoría– han pasado hasta el momento por la crisis económica y financiera de puntillas, sin hacer ningún ruido. Lo mismo ha sucedido con sus homólogas europeas. Eso sí, como el resto del sistema financiero español las cooperativas de crédito han tenido que pasar por el aro de las fusiones para ganar tamaño. Pese a ello, conservan su esencia local, ya que el 60% de sus 4.832 oficinas, según datos de cierre de 2012, se encuentran ubicadas en poblaciones con menos de 25.000 habitantes.

Un informe del Parlamento Europeo, fechado hace un mes, no solo defiende el papel de las cooperativas europeas en general y de las bancarias en particular, sino que reclama a la Comisión incentivos para reforzar sus servicios. Asegura que “pese a la crisis, se han creado cooperativas en sectores nuevos e innovadores y que existen pruebas convincentes de su solidez, especialmente en lo que respecta a las cooperativas bancarias”.

Mantiene que su “gran resistencia” se debe en gran parte al modelo “cooperativo de gobernanza”, que se basa en la propiedad conjunta, la participación y el control económico y democrático y la organización y gestión por parte de sus socios. Destaca, además, que la “resistencia de las cooperativas también se debe a su método característico de acumulación de capital, que es menos dependiente de la evolución de los mercados financieros y está asociado tanto a la asignación de los excedentes a los fondos de reserva, en parte indivisibles en la medida de lo posible, como a la realización de los objetivos de la entidad, con objetivos sociales y económicos equilibrados”. El informe también menciona positivamente la autosuficiencia de las cooperativas “incluso en los momentos más difíciles”.

Pese a todo, el Parlamento Europeo entiende que las cooperativos no son “inmunes al fracaso”, razón por la que reclama a la Comisión un marco regulatorio para reforzar sus servicios mediante la creación de una unidad encargada de las cooperativas y otras organizaciones de la economía social, como las mutuas, las fundaciones y las asociaciones con actividades económicas y financieras.

Pide, además, que los Estados miembros de la CE revisen su legislación en materia de cooperativas en general y de las bancarias, entre otras en particular. Explica que los bancos de crédito cooperativo siempre han concedido “especial importancia a la financiación sostenible y socialmente responsable y están radicados en el ámbito local. El informe menciona, como modelos a destacar por sus fondos de mutualización y estructura de inversión, a la Corporación Mondragón en España. También opina que en toda Europa “debe facilitarse el acceso a los mercados de las pequeñas sociedades cooperativas de crédito”.

La actual propuesta del Parlamento Europeo se une a la que ya hizo el año pasado el Comité Económico y Social Europeo en su dictamen sobre cooperativas y reestructuración.

En España existen en la actualidad 68 cooperativas de crédito, que cuentan con 2,5 millones de socios y han ganado 500.000 socios durante la crisis. A cierre del primer trimestre tenían en conjunto un activo de 134.375 millones de euros, creciendo en más de 21.000 millones de euros entre 2008 y el primer trimestre de este año. Su tamaño es ligeramente más pequeño que Banco Popular o Banco Sabadell.

La consultora Oliver Wyman también ha destacado recientemente el papel de las cooperativas de crédito durante la crisis. En un estudio sobre las perspectivas de la banca cooperativa en Europa, la consultora señala que “los bancos cooperativos en su conjunto han funcionado relativamente bien durante y después de la crisis y recibieron niveles más bajos de apoyo gubernamental que los correspondientes a su cuota de mercado”.

Las cifras de las cooperativas españolas

Las cooperativas de crédtio españolas tienen 87.909 millones de euros en créditos a marzo de este año. Su cuota de mercado suma el 5,93%.

También en el primer trimestre sus depósitos sumaban 91.301 millones de euros, con una cuota de mercado del 6,6%.

El número de oficinas que tienen las cooperativas en España ascidenden a 4.832, según datos de la Unacc, la patronal del sector, correspondientes al pasado ejercicico. El 60% de estas sucursales se encuentran en poblaciones con menos de 25.000 habitantes.

 

Normas