Crea la sociedad ARK Business Angels, con 2,5 millones de euros

Alhos moviliza inversores para financiar pymes industriales españolas

Prevé tener una inversión agregada de seis millones durante los tres próximos años

Josep Puigvert, director general de Alhos y ARK Business Angels.
Josep Puigvert, director general de Alhos y ARK Business Angels.

El bufete barcelonés de abogados, economistas y auditores Alhos se ha propuesto movilizar inversores para financiar pymes industriales españolas y lo ha conseguido. En febrero creó la sociedad de inversión ARK Business Angels, con dos millones de euros y la participación de 15 inversores privados procedentes de toda España, y ahora acaba de llevar a cabo una ampliación de capital por un importe de 536.000 euros. Esta ha sido suscrita enteramente por la sociedad matriz, pero no descartan a medio plazo la incorporación de capital externo para dotar al fondo de más músculo financiero.

Josep Puigvert, director general de Alhos y de ARK Business Angels, explica a CincoDías que con esta sociedad quieren “cubrir las carencias de financiación a las que se enfrentan muchas empresas de carácter familiar y pymes pertenecientes a sectores industriales tradicionales”, como el de artes gráficas, téxtil, químico, metalurgia o la madera. “Prevemos tener una inversión agregada de seis millones de euros durante los tres próximos años”, continúa.

Puigvert defiende que “un país debe mantener su base industrial” si quiere ser relevante y advierte que en España la pequeña industria corre peligro por las circunstancias económicas actuales, marcadas por las dificultades de acceso al crédito. “Por eso nos hemos focalizado en este tipo de empresas y no en start-ups o grandes firmas que requieren grandes sumas de dinero”.

Los responsables de la sociedad prevén realizar 50 operaciones en tres años y alcanzar una inversión agregada de seis millones en ese periodo.

Puigvert destaca que han sellado acuerdos con el Banco Santander y con el Sabadell con la finalidad de que también participen en las operaciones a través de líneas de financiación específicas. “Lo ideal es que para sacar los proyectos adelante el propietario de la pyme invierta una parte, nosotros otra y el banco otra”.

Puigvert cuenta que ya han invertido en 19 empresas y admite que en algunas tuvieron que hacer antes una fuerte reestructuración, “pues la meta es que se consoliden, sean rentables y sean competitivas a nivel internacional”. Y pone dos ejemplos como los más representativos de la apuesta de la sociedad de inversión: Mecanizados Mao y Gráficas Litofer. “La primera, en la que entre la familia, el banco y nosotros hemos invertido 280.000 euros, incluso ha comprado dos empresas y ha pasado de perder dinero a ganar 20.000 euros mensuales. La segunda, con una inversión conjunta de 310.000 euros, ha elevado un 25% su productividad y ha pasado de facturar 60.000 euros a 140.000 euros al mes gracias a que ha empezado a exporta a Francia”.

Para Puigvert “hay que reaccionar ya y apostar por estas pequeñas empresas, algunas al borde del concurso, porque si no cuando pase la crisis estarán desfasadas tecnológicamente y no tendrán futuro”. “Son empresas que no hacen ruido, pero que suman”, dice.

Normas