Grandes viajes

Estoril bien vale unas vacaciones

400.000 personas la visitan cada año por sus playas, la vela, el surf y el golf

Casino de Estoril.
Casino de Estoril.

Lujo sin ostentación. Del que no se nota. Esta es la impresión que produce visitar la Costa de Estoril.

Quizás por eso cada día atrae a más turistas extranjeros que pueden incluso desconocer que fue lugar de vacaciones de la realeza portuguesa y de la alta sociedad europea, residencia de reyes en el exilio (como la familia real española), de escritores, banqueros, espías durante la Segunda Guerra Mundial y cuna del mítico James Bond.

El 80% de los hoteles son de cuatro y cinco estrellas, como delata la multitud de Porche, Mercedes, Audi, BMW…

A 20 kilómetros de Lisboa, la región recibe hoy casi 400.000 turistas extranjeros al año por sus playas, gastronomía, la práctica del golf, vela o surf, o el disfrute de los parques naturales de la zona, que ocupan el 30% del territorio.

Los rusos se han convertido en el séptimo mercado

O un poco de todo. Alemanes, británicos, franceses, españoles, que antes de la crisis suponían el 20% de las pernoctaciones (hoy, el 13%), nórdicos, amantes del golf, y últimamente rusos, son los más adeptos a Estoril, Cascais y Sintra.

Un conjunto que, además, llama la atención por el patrimonio histórico, por sus múltiples palacetes, por la dotación para los eventos deportivos, por el casino o simplemente por la oferta en salud y belleza.

Precisamente, los eventos deportivos han resultado ser una mina para la región. En 2012, Estoril recibió más de 10.000 turistas que reportaron más de 22 millones de euros.

El golf es uno de los reclamos de la zona. Según Carla Gomes, coordinadora de la oficina de Turismo, muy pocos destinos tienen una decena de campos de golf en solo 30 kilómetros. Este eje, muy potenciado por la industria en los últimos años, “está ayudando a combatir la estacionalidad”.

Hoteles como Palacio Estoril, Penha Longa Golf Resort, con 27 hoyos en dos campos (Atlantic y Monasterio); clubs de golf como Belas Club de Campo o Estoril Golf, y otros campos, como Quinta de Marinha Golf y Quinta da Marinha Oitavos Golf (en pleno Parque Natural Sintra-Cascais), son visitados por su belleza y sus diseños, obra de arquitectos internacionales. Seduce la Semana Internacional del Golf.

Los deportes náuticos son también claves para Estoril. Pesca, bodyboard, vela, y el surf están en las agendas de los visitantes más movidos. “Los mejores puntos para buscar la ola perfecta están allí”, dicen en Rumbo.

De hecho,es la primera reserva de surf de Europa y la segunda del mundo. En Ericeira, la playa Ribeira de Ilhas es una de las más buscadas por los surfistas más experimentados y en Cascais, Praia do Guincho y Praia Grande, sede del Campeonato Mundial, son también destinos estrellas.

Introducida en 1870, cuando Cascais se convirtió en el destino favorito de la familia real portuguesa, la vela es hoy un referente también indiscutible, sede de grandes competiciones internacionales. Las últimas celebradas fueron Cascais Laser Europa Cup y Dragon Winter Series.

Sus dos instalaciones, el puerto deportivo de La Marina y el Club Naval de Cascais, ofrecen todos los servicios para practicar deportes náuticos. Con 630 puntos de amarre, La Marina acoge naves de hasta 35 metros de eslora y el Club Naval dispone de una escuela de vela y de windsurf.

ATR Portugal y Waterx son dos de las empresas más destacadas. Asímismo, Estoril también es sede del circuito hípico de saltos de obstáculo más prestigioso del mundo. El Global Champions Tour (GCT) se ha celebrado recientemente en el Hipódromo de Cascais. Marta Ortega (hija del fundador de Zara) es una de las asiduas.

Cita obligada para los más sibaritas

Palacio dos Arcos, hotel de cinco estrellas ubicado en Paço de Arco.
Palacio dos Arcos, hotel de cinco estrellas ubicado en Paço de Arco.

En la Costa de Estoril todo atrae, el Palacio de Sintra, el cabo da Roca (punto más occidental de Europa), el Castillo de los Moros…pero la gastronomía se ha convertido en la excusa perfecta para pasar unos días en la zona.

Entre su amplia oferta no hay que perder de vista los platos de pescado, liderados por el bacalao, los mariscos, los de puerco y sus famosos postres.

Visita obligada es Hemingway, un restaurante ubicado en La Marina, que abrió hace nueve años sirviendo cócteles y que se ha afianzado también por su cocina de autor, obra del chef, Bruno Soares. Son muy apreciados sus refinados entrantes, los platos a base de pescado y carne y la amplia carta de vinos blancos portugueses.

Para los amantes de la ginebra, Hemingway también es un local muy interesante. Dicen que allí se toma el mejor gin tonic del mundo y el alquimista es su propietario, Pedro Moura, que además atiende la sala enseñando a los comensales.

El restaurante Fortaleza Do Guincho (junto a la playa del mismo nombre), que cuenta con una estrella michelín, es otro de las joyas de la región.

Junto a los destacados hoteles Palacio y Atlántico, famosos por alojar a espías durante la Segunda Guerra Mundial, Estoril cuenta desde abril con un nuevo hotel de cinco estrellas.

Del Grupo portugués Vila Galé, Palacio dos Arcos es imprescindible para los amantes del buen gusto. Ubicado en el centro histórico de Paço de Arco, este establecimiento reposa sobre un antiguo palacio rehabilitado totalmente, que cuenta con capilla, spa y piscina exterior y restaurante. Toda la decoración de este hotel está inspirada en la poesía. Exquisito.

Normas