La Comisión alega que podrían haber vulnerado las reglas antimonopolio de la UE

Bruselas inspecciona por sorpresa las sedes de Telefónica, Orange y Deutsche Telekom

La Comisión Europea investiga a varias "telecos" por un posible abuso de posición dominante en Internet. Foto Pablo Monge.
La Comisión Europea investiga a varias "telecos" por un posible abuso de posición dominante en Internet. Foto Pablo Monge.
Bruselas / Madrid

Estupefacción en las tres grandes operadoras europeas con red fija: Telefónica, Orange y Deutsche Telekom. La Comisión Europea ha llevado a cabo inspecciones por sorpresa en sus sedes ante la sospecha de que las compañías podrían haber vulnerado las reglas antimonopolio de la UE que prohíben el abuso de posición dominante. En este caso, en la prestación de servicios de conectividad en internet.

Las inspecciones se realizaron el 9 de julio en compañía de las autoridades de competencia de cada país. Bruselas no comunicó los nombres de las compañías afectadas, pero el diario francés Le Figaro adelantó que las afectadas eran las tres telecos citadas. Algo que las operadoras confirmaron también.

El caso, según el diario galo, estaría relacionado con el conflicto surgido entre la operadora francesa Orange y la compañía estadounidense Cogent, especializada en reventa del tráfico por banda ancha.

juicio al ‘peering’

La pelea entre las operadoras y algunos de sus clientes está relacionado con el peering o acuerdos bilaterales de intercambio mutuo y gratuito del tráfico en sus redes. El litigio surge si el operador dominante ofrece poca capacidad para esa permuta.

Orange intentó cobrar a Cogent, que entre sus clientes contaba con Megaupload, por un exceso de uso de su red. Cogent recurrió esa decisión ante las autoridades francesas de competencia, que desestimaron la denuncia, por lo que la compañía estadounidense habría apelado a Bruselas.

La CE recordó que las “inspecciones sorpresa” son un paso preliminar cuando sospecha que se han cometido “prácticas anticompetitivas”, pero dejó claro que eso no “prejuzga el resultado de la investigación”.

Bruselas señaló que no existen plazos legales para completar este tipo de investigaciones. Su duración depende de varios factores, como la complejidad de cada caso, el grado de cooperación de las compañías y el ejercicio del derecho de defensa.

Orange y Telefónica han puesto de manifiesto que “están colaborando con los funcionarios de la Comisión Europea”. Si finalmente, salen culpables, se les podría imponer fuertes multas.

 

 

Normas