Santiago Menéndez

Vocación de inspector

Caricatura de Santiago Menéndez.
Caricatura de Santiago Menéndez.

La Agencia Tributaria (AEAT) es un órgano que no goza de demasiada popularidad entre los ciudadanos. Los inspectores de Hacienda tampoco constituyen una figura con un especial reconocimiento público. Pero no se puede negar que la labor de ambos es necesaria para la buena marcha de la economía de todo Estado y son muchos los encargados de que su funcionamiento sea el correcto. Santiago Menéndez (Gijón, 1959) conoce bien todos los entresijos del fisco y por ello ahora será el encargado de dirigir los pasos de la agencia pública.

La anterior directora, Beatriz Viana, se vio recientemente abocada a dimitir por un caso que ha hecho correr ríos de tinta. Un informe de Hacienda que atribuía, erróneamente según reconoció después el departamento, la venta de varias fincas a la infanta Cristina ha sido el detonante de este precipitado relevo.

Desde la Organización Profesional de Inspectores de Hacienda del Estado, valoran muy positivamente la llegada de Santiago Menéndez a la dirección de la Agencia Tributaria. Para la asociación, la imagen de esta institución está muy deteriorada por los casos de corrupción que han salido a la luz en los últimos tiempos, la ejecución de la amnistía fiscal que ha tenido que llevar a cabo y la consabida polémica sobre la confusión con el DNI de la infanta, pero confían en que el nuevo dirigente sea capaz de mejorar la precepción que tienen los ciudadanos de este organismo.

Ramsés Pérez Boga, presidente de la organización de inspectores, considera que Menéndez es “un profesional con una alta cualificación, reconocido entre los colegas como alguien técnicamente muy preparado”. En su trato dentro del ámbito laboral lo describe como alguien muy serio, pero cordial al mismo tiempo y destaca de él que está acostumbrado a dirigir.

Y es que el nuevo responsable de la AEAT ha ocupado casi todos los puestos posibles en la institución. Director del departamento de recaudación, delegado especial de la agencia en Asturias, jefe de unidad de inspección en las delegaciones de Orense, Oviedo y Madrid, y –su ocupación más reciente– inspector jefe de la Oficina Nacional de Investigación del Fraude (ONIF). Los cargos se suceden en su impecable currículum que arrancó con sus estudios de Ciencias Económicas y Empresariales en la Universidad Autónoma de Madrid, a los que siguieron su entrada en el Cuerpo Superior de Inspectores de Hacienda.

Sus compañeros de profesión consideran que es una persona muy preparada

Muchos de sus familiares se han dedicado a la función pública y en este ámbito se ha desarrollado prácticamente toda su carrera profesional. Lo más cerca que estuvo Menéndez de la esfera privada y lo más lejos que ha estado del Ministerio de Hacienda fue durante su paso por los consejos de administración de la Compañía Transmediterránea y de la Agencia EFE.

En todos los cometidos que le han sido encargados ha hecho gala de otra de las cualidades que sus compañeros de profesión destacacan de él: su decisión. El nuevo director de la AEAT es conocido por no acobardarse a la hora de escoger entre varias opciones.

A pesar de su decisión, los que lo conocen en el terreno personal, aseguran que es alguien tímido, carácter que alguno de sus allegados achaca a su origen asturiano. Esta posiblemente sea la razón de su discreción. Santiago Menéndez no ha sido muy dado a aparecer en los medios de comunicación a pesar de las múltiples responsabilidades que ha tenido en la Agencia Tributaria. Según fuentes de su entorno, esto no se debe a ninguna aversión especial sino a su mentalidad de servicio público que, afirman, le lleva a considerar que lo más importante es su función y que solo merece la pena pronunciarse en público cuando hay algo relevante que expresar en referencia a su trabajo.

En estos momentos, quienes tienen un trato más cercano con él, imaginan que se estará poniendo al día de todo lo que concierne a la nueva labor que se le ha encomendado.

Y es que tiene mucho por hacer en el organismo que le ha tocado dirigir. En la Organización de Inspectores de Hacienda esperan que Menéndez aborde durante su mandato aspectos tan relevantes como colaborar en el diseño del nuevo sistema fiscal, seguir potenciando la lucha contra el fraude, dotar de medios a la AEAT para que esta desempeñe su labor y seguir con la cruzada contra los paraísos fiscales.

Pero, aunque tiene mucho trabajo por delante, a este reconocido inspector también le gusta desconectar en cuanto puede de sus quehaceres diarios. En su entorno lo consideran como una persona familiar. Casado y con dos hijos, creen que es un buen padre al que le gusta dedicar tiempo a los suyos. Su gran afición es el deporte, más para practicarlo que como espectador. Le gusta correr al aire libre y a pasear en bicicleta.

A este inspector serio pero afable, decidido pero tímido y activo pero tranquilo al mismo tiempo todavía le queda mucho por hacer en las instituciones a las que ha dedicado sus 30 años de carrera profesional. El Ministerio de Hacienda y la AEAT aún requieren de sus servicios.

Normas