Maraworld, su propietario, ha vendido una parte “considerable de sus acciones”

El FIB da entrada a nuevos inversores en su capital para garantizar su continuidad

La empresa propietaria del Festival Internacional de Benicàssim (FIB), Maraworld SA, ha vendido una parte “considerable de sus acciones” a dos de los más importantes promotores de festivales europeos, Denis Desmond y SJM Concerts, y garantiza la celebración del festival, del 18 al 21 de julio.

Así lo ha expresado Maraworld en un comunicado publicado en las redes sociales después de que ayer la continuidad del festival se pusiera en duda por posibles problemas derivados del proceso concursal en el que estaba inmersa la empresa.

La preocupación entre los “fibers” y la incertidumbre fue en aumento durante la tarde de ayer, ya que Maraworld confirmó que existía un retraso de 3 ó 4 días en el comienzo del montaje de la infraestructura y no se sabía si este retraso podía afectar a la celebración del festival.

La situación de concurso de acreedores podía haber afectado al pago de proveedores, y a su vez, al comienzo del montaje previsto para esta semana.

A última hora de la tarde de ayer, Maraworld emitió un escueto comunicado, también a través de las redes sociales, en el que afirmaba: “El festival sigue adelante. Mañana emitiremos comunicado”.

Durante la mañana de hoy los “fibers” seguían preguntándose si finalmente el festival se celebraría, a lo que responde el comunicado emitido a primera hora de esta tarde.

En el mismo se explica que Denis Desmond y SJM Concerts han adquirido “conjuntamente una parte considerable de las acciones de Maraworld SA, empresa matriz del Festival Internacional de Benicàssim”.

Vince Power, director del festival y propietario del grupo empresarial Music Festivals PLC, que entró en concurso de acreedores en Reino Unido y del que forma parte Maraworld, “permanece como accionista en Maraworld y continuará ejerciendo como director general hasta agosto de 2013”.

El mismo comunicado explica que el FIB, que este año celebra su edición número 19, “no se ve afectado por esta adquisición y la edición de este año sigue adelante como estaba planeado del 18 al 21 de julio”.

Vince Power ha explicado: el “difícil clima económico, unido al mal año sufrido por Music Festivals PLC ha motivado mi decisión de vender una participación considerable del Festival de Benicàssim”.

Power se ha mostrado “satisfecho” de que “dos de los más importantes promotores de festivales europeos sean ahora socios”.

Asimismo ha afirmado que el FIB es uno de los festivales “mejor establecidos y más amados del mundo y yo quería asegurar el futuro del festival por muchos años”.

“Me congratula que hayamos encontrado excelentes socios para llevar FIB hacia adelante en una nueva fase y garantizar a los fans que está asegurado y es sólido este año y los años venideros”, asegura el comunicado.

“El año que viene, FIB celebra su 20 aniversario y espero vivir muchos más memorables festivales en los años que vienen”, ha concluido Power.

El presidente de la Generalitat Valenciana, Alberto Fabra, ha explicado hoy por su parte que tanto la Diputación de Castellón como el Ayuntamiento de Benicàssim, colaboradores del FIB, siguen trabajando para “asegurar que la edición de este año va a ser posible”.

Ayer el Ayuntamiento de Benicàssim comenzó a instalar parte de los contenedores para la recogida de residuos sólidos durante el festival.

Desde el Ayuntamiento explicaron a Efe que si el montaje comenzaba antes del viernes se llegaría “perfectamente a tiempo” para que todo esté preparado cuando lleguen los asistentes.

Los cabezas de cartel de este año son The Killers, Queens of The Stone Age, Arctic Monkeys, Primal Scream, Beady Eye, Kaiser Chiefs, Dizzee Rascal, The Courteeners, Hurts, Deap Vally, Jake Bugg y Azealia Banks, entre muchos otros, cuya asistencia también ha sido confirmada por la organización. 

Normas