Belén Romana formará parte del equipo que valorará fórmulas de emisión conjunta de deuda

La CE da el primer paso hacia la mutualización de la deuda pública

El presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Barroso. EFEArchivo
El presidente de la Comisión Europea, Jose Manuel Barroso. EFE/Archivo EFE

Los 12 expertos encargados de estudiar la viabilidad de un fondo de redención de deuda estarán encabezados por la austriaca Gertrude Tumpel-Gugerell, miembro del Comité Ejecutivo del Banco Central Europeo desde 2003 hasta 2011. Y del selecto y paritario grupo (seis hombres y seis mujeres) formará parte la española Belén Romana, presidente de Sareb o banco malo encargado de liquidar los activos inmobiliarios de las entidades financieras nacionalizadas en España.

El grupo deberá estudiar las ventajas y riesgos de una mutualización parcial y retroactiva de la deuda pública mediante la creación de un fondo que permitiría a los socios de la UE refinanciarse de manera conjunta.

La CE les ha encargado, en concreto, que analicen el diseño de la estructura financiera de ese posible fondo, sus requisitos legales y las condiciones de disciplina presupuestaria que deberían cumplir los Estados para participar en la emisión de los nuevos bonos.

A diferencia de los eurobonos, que aspirarían a la financiación permanente de la deuda pública, el fondo de redención se limitaría a compartir los costes de refinanciación de la deuda acumulada.

Un estudio del Consejo alemán de Expertos económicos calculó el año pasado que Madrid y Roma podrían beneficiarse en una reducción de hasta 100 puntos básicos en su servicio de la deuda gracias a la mutualización de unos 270.000 millones de euros en el caso de España y 952.00 millones de euros en el de Italia.

El modelo de los expertos alemanes prevé la refinanciación de esa deuda con bonos a dos años, avalados por el país de origen y computable todavía en su balance de deuda pública. Pero con la ventaja de ser más atractivos para el inversor porque se agrupa deuda de todos los países, incluidos los de triple A, como Alemania y Holanda, cuyos costes de financiación subirían ligeramente.

En el caso del grupo de expertos europeos, sus conclusiones deberán presentarse antes de marzo de 2014 e incluirán también un estudio sobre la viabilidad de las ‘euro letras’ o emisiones a corto plazo. La actual Comisión, presidida por José Manuel Barroso, se ha comprometido a evaluar el resultado y presentar propuestas legislativas, si fuera necesario, antes del final de su mandato en noviembre de 2014.

El Parlamento Europeo arrancó la creación del grupo de expertos como contrapartida a su visto bueno el pasado mes de febrero a las normas que facultan a la Comisión para revisar por adelantado los presupuestos nacionales y para forzar el rescate de un país. El presidente de la CE, José Manuel Barroso, de mutuo acuerdo con su vicepresidente económico, Olli Rehn, cumple su promesa y anunció ante la Eurocámara la creación del grupo de expertos.

La alternativa más plausible a unos eurobonos inviables

La creación de un fondo de redención de deuda parece la alternativa más plausible a unos eurobonos descartados completamente por países como Alemania y Holanda, hasta el punto de que el grupo de expertos creado ayer ni siquiera los estudiará como posibilidad.

El fondo de redención, en cambio, cuenta con el apoyo del Consejo alemán de Expertos Económicos, un influyente órgano en la administración de Angela Merkel. De manera significativa, uno de sus miembros, Claudia Buch, fue elegida ayer también para el grupo de expertos europeos dirigido por Gertrude Tumpel-Gugerell.

El Consejo alemán ya propuso el año pasado la creación de un fondo para refinanciar en 25 años hasta 2,6 billones de euros de deuda pública acumulada por ocho países de la zona euro, entre ellos, España.

Normas