Los sectores con más posibilidades: turismo, energías renovables e infraestructuras

El atractivo de Croacia como nuevo mercado de inversión

La UE destinará 11.700 millones de euros de fondos estructurales y de cohesión

Vista aérea del casco histórico de la ciudad de Dubrovnik (Croacia).
Vista aérea del casco histórico de la ciudad de Dubrovnik (Croacia). EFE

La Unión Europea abre el segundo semestre con un nuevo miembro y ya suman 28. Los líderes europeos han acordado otorgarle 11.700 millones de euros de fondos estructurales y de cohesión, entre 2014 y 2020. Con todo, se renuevan posibilidades de inversión para las empresas españolas en el país balcánico.

La adhesión de Croacia supone la eliminación de las barreras comerciales y la adopción del sistema jurídico comunitario, que “crea un marco de confianza para las inversiones”, afirma Ignacio Molina, investigador para Europa del Real Instituto Elcano.

En agosto de 2012, el ICEX (Instituto Español de Comercio Exterior) contabilizó 28 empresas españolas situadas en el país balcánico, entre las que destacan Inditex, Roca, Sol Meliá. Aunque la inversión acumulada de 1993 a marzo de 2012 no superó los 59 millones de euros, tal como indica un informe de la Secretaría de Estado de Comercio.

Como miembro de la Unión Europea, Croacia que registra 4,3 millones de habitantes recibirá un importante volumen de fondos estructurales y de cohesión que asciende a unos 11.700 millones de euros, en el marco presupuestario plurianual 2014 – 2020. De esta cantidad, 8.092 millones provienen de los fondos de cohesión que serán utilizados, según ha detallado el viceprimer ministro croata Branko Grcic, para proyectos de infraestructuras, como sistemas ferroviarios o de abastecimiento de agua. Y otros 3.462 millones de euros se destinarán a políticas agrícolas comunes.

Sin embargo, aunque el nuevo miembro recibirá estas ayudas, “no sabemos si será capaz de manejar los fondos porque Croacia es un país complicado institucionalmente hablando”, plantea Antonio Arias, agregado comercial de la Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Zagreb.

Además, el país balcánico podrá competir por fondos destinados a proyectos europeos conjuntos y solicitar financiación de hasta 6.000 millones para iniciativas destinadas a la creación de empleo para jóvenes, como cualquier estado de la Unión.

Con respecto a la inversión española, uno de los sectores con mayor potencial es el turismo. La Oficina Económica y Comercial de la Embajada de España en Zagreb afirma en su Guía de negocios que hay lugar para nuevas inversiones en hoteles en la costa del Adriático. El actual gobierno croata, presidido por Zoran Milanovic, ha creado el plan Estrategia Turística 2020 con la intención de captar hasta 14.300 millones de euros a través de un programa de privatizaciones de empresas hoteleras en la costa. En total ha puesto en marcha ocho programas valorados en más de cuatro millones de euros para fomentar la capacidad de la industria turística, según la guía. Croacia espera obtener gracias a estas medidas unos 400 millones de euros en 2013. También se han desarrollado nuevas iniciativas legislativas dirigidas a eliminar obstáculos a la inversión y la aplicación de una tasa de IVA reducida para el sector.

“Croacia necesita acción inmediata en sectores en los que España es líder mundial, como sistemas de abastecimiento de agua, industria ferroviaria y energías renovables”, declara Antonio Arias, de la embajada. “De hecho, Acciona genera el 12% de la producción de energías renovables en el país balcánico”.

Por otra parte, Ignacio Molina, del Instituto Elcano, resalta la importancia que podrían tener las obras civiles en Croacia, “porque va a ser un receptor neto de fondos europeos; cuenta con grandes posibilidades turísticas y unas infraestructuras deficientes, por ejemplo, la costa está muy mal comunicada”. Añade que las empresas de construcción españolas son las mejor preparadas en Europa y están llevando a cabo importantes obras en países de Europa central y del este, como Polonia y Bulgaria.

La incorporación de Croacia abre un nuevo horizonte de inversión, pero sobre todo “tiene una gran importancia simbólica para la economía española, porque la Unión Europea sigue atrayendo”, sentencia Molina.

Normas