Reconoce más interés que por Catalunya Banc

El FROB asegura que Novagalicia estará vendida antes de final de año

Encargará a dos bancos de inversión un análisis de los balances de las dos nacionalizadas

Insiste en que no puede haber de nuevo un proceso fallido de subasta

Oficina de Novagalicia
Oficina de Novagalicia

Novagalicia cambiará de dueño antes de final de año porque el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), su principal accionista, cree que la venta se puede acelerar porque hay un mayor interés por este grupo frente a CatalunyaBanc.

Según han explicado hoy fuentes del FROB, entidades españolas y extranjeras se han interesado por los dos bancos nacionalizados, aunque más por Novagalicia que por CatalunyaBanc, cuya subasta se ha aplazado hasta en dos ocasiones.

Desde el FROB han insistido en que no hay un calendario fijado para vender estas entidades, y previamente será necesario encargar a dos bancos de inversión un análisis de los balances de las dos nacionalizadas. No obstante, a tenor del interés, Novagalicia cambiará de manos antes que el grupo catalán y lo hará “claramente antes de final de año”.

Examen previo a la venta

El Estado, a través del Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), encargará a dos bancos de inversión que analicen los balances de CatalunyaBanc y Novagalicia antes de ponerlas en venta, trabajo por el que cobrarán cada uno 700.000 euros.

Según explican fuentes del FROB, el deterioro de las dos entidades en los últimos meses ha sido evidente y se ha llegado a la conclusión de que lo “recomendable” es la venta de estas entidades “lo más acelerado posible”.

Sin embargo, antes de ello, se contratará a dos bancos de inversión, uno por entidad, para que identifiquen los componentes del balance que más puedan preocupar a un comprador con el fin de cuantificarlos y buscar fórmulas para minimizar su impacto.

De esa forma, y si luego se confirma el interés por parte de algunos compradores por hacerse por CatalunyaBanc y Novagalicia, “se podría abrir el proceso formal de venta”. Pero desde el FROB trasladan que no será hasta que no haya terminado el análisis de las dos entidades cuando se tome la decisión de si lo mejor es venderla.

Lo que está claro es que “no puede haber un proceso fallido de subasta”, como ya ha sucedido en dos ocasiones con CatalunyaBanc, por lo que han insistido en que si se abre un proceso competitivo será para venderlas.

Cuando se opte por venderlas se establecerán las condiciones exactas del proceso, lo que abre la puerta a que se incluyan, por ejemplo, medidas de apoyo a los compradores como esquemas de protección de activos o por los activos fiscales diferidos.

Una reivindicación histórica de la gran banca que chocaba hasta hace muy poco con las tesis del Gobierno, que defendía que ese tipo de esquemas ya no tenían sentido porque tanto CatalunyaBanc como Novagalicia habían recibido inyecciones millonarias de fondos públicos.

En cualquier caso, desde el FROB han insistido en que todas las entidades participadas por el Estado están “bien capitalizada” y los actuales equipos están ahí para preservar el balance de las franquicias.

Normas