La constructora OSSA logra sortear la crisis exportando su 'know how'

El salto definitivo al exterior

En 2015 preve lograr que el 70% de su cartera de proyectos proceda del extranjero

La empresa apuesta por la especialización para lograr entrar en mercados complicados como el asiático o Latinoamérica

Un obrero trabaja en la construcción. EFE
Un obrero trabaja en la construcción. EFE EFE

La constructora Obras Subterráneas SA (OSSA) se ha convertido en los últimos años en uno de esos casos que tanto les ha gustado preconizar a los Gobiernos de las dos últimas legislaturas: “Las empresas españolas lo que tienen que hacer es salir al exterior”. Parecía que de tanto repetirlo, iba a acabar pasando; muchas lo han intentado y todavía están en ello, otras hicieron lo propio y fracasaron y las menos comienzan a ver ahora los primeros resultados positivos de su estrategia internacional. Uno de estos últimos casos es el ejemplo de OSSA.

Fundada en Asturias en 1952, OSSA es la empresa de referencia en el sector de las obras subterráneas. Actualmente, está especializada en tres áreas de negocio: construcción, energía y minería. Tanto en excavaciones subterráneas por métodos tradicionales, como con tuneladoras o rozadoras, es el socio de referencia de las obras subterráneas de la mayoría de los grandes grupos industriales y constructores de España.

Entre otras obras simbólicas, OSSA ha construido la mayor central hidroeléctrica subterránea de Europa y los pozos de minería de mayor envergadura del sector minero español. En la última década ha liderado la ejecución de los principales túneles ferroviarios de alta velocidad del país y participa en proyectos ferroviarios de la red AVE de Hong Kong-Shanghái, en China. Así, fuera de España ha realizado proyectos en países como Portugal, Grecia, Jordania, Perú y Nicaragua, aunque recientemente ha optado por enfocar su actividad en Latinoamérica y Asia.

Su presidente, Carlos Puente, en una conversación con CincoDías, repasa las claves que marcan la actualidad de la compañía y los retos que deberá encarar en el corto y medio plazo.

1.- Salir al exterior siempre había formado parte de los planes a futuro de OSSA, pero el problema es que no es sencillo. “Lo más importante es buscar zonas donde esté relativamente garantizada la seguridad jurídica. Por ello, debemos ser muy selectivos, ya que cada país es muy distinto. Después de haber tenido experiencias en muchos lugares, hemos descubierto que Centroamérica se ha convertido en uno de nuestros mercados preferidos. Allí existe una fuerte implantación de las empresas vinculadas a la producción energética y en ese terreno tenemos mucha experiencia”, explica Puente.

 

2.- La tarjeta de presentación cuando una empresa sale al exterior es la clave. “La nuestra ha sido nuestro trabajo, tratar de hacer bien las cosas y lo cierto es que no nos ha ido mal”. El presidente de OSSA recuerda lo ocurrido en un mercado tan competitivo como Hong Kong, donde la compañía consiguió batir récords de rendimiento en la construcción de túneles, lo que propició la firma de una unión temporal de empresas (UTE) con compañías locales.

 

3.- La especialización es nuestra seña de identidad”, defiende. OSSA presume de ejecutar los proyectos con sus propios ingenieros y trabajadores, ya sean españoles o procedentes del país donde estén implantados, y no tiene por costumbre subcontratar nada y eso en muchos países aseguran que les ha abierto las puertas para continuar trabajando allí. Un ejemplo es Brasil, un país del que dice Carlos Puente que ha sido muy complicado entrar y donde, por ejemplo, no existe mercado de subcontratas de túneles, porque no hay especialistas en esa clase de infraestructura.

 

4.- Los mercados más prometedores para la empresa de origen asturiano son, por tanto, todos los del área latinoamericana. En Brasil acaba de resultar adjudicataria en la construcción de un túnel para un mineroducto de la empresa minera Anglo American, ampliando su cartera de esta clase de proyectos. También trabaja con otras firmas mineras, como Codelco en Chile y Southern Copper en Perú y realiza trabajos de diseño para Pacific Iron en Colombia. Otra de las últimas adjudicaciones es la construcción de los tramos 3 y 4 de la línea 6 de metro de Santiago de Chile por un importe de 126 millones de euros y un plazo de ejecución de 24 meses.

 

5.- La apuesta por Asia es otro de los pilares sobre los que se sustenta el crecimiento de esta constructora. De hecho, hace apenas un mes comenzó la ejecución del tramo C1 de la autopista Suhua para el Ministerio de Transporte y Comunicaciones de Taiwán, proyecto que se adjudicó en consorcio con la empresa local china Chieh Hsing por un importe de 127 millones de dólares (unos 97 millones de euros) y un plazo de 50 meses. La obra comprende trabajos de excavación, sostenimiento y revestimiento para la construcción de dos túneles carreteros paralelos de 4.500 metros de longitud y 100 metros cuadrados de sección.

6.- El acceso al crédito constituye para esta entidad, como para todo el sector, la principal preocupación. “Lo cierto es que los problemas para conseguir financiación continúan siendo los mismos. Nosotros no nos hemos dejado de presentar a ninguna oferta por falta de garantías, pero debemos ir paso a paso, aval por aval y siempre con la sensación de que puedes no conseguir el préstamos”, admite Carlos Puente.

7.- El futuro inmediato se presenta, por tanto, con más luces que sombras para esta empresa, aunque todo tiene sus matices. En España, la cartera de proyectos de OSSA no ha dejado de disminuir desde que estalló la crisis, fruto de los abultados tijeretazosque primero el Gobierno socialista y ahora el del PP aplicaron a la inversión en obra civil. “Se pasó de una situación en la que las administraciones públicas licitaban obras por más de 42.000 millones en 2007 a la cifra del año pasado, de apenas 8.000 millones”, recuerda el presidente de la sociedad. Esto es lo que explica que este ejercicio OSSA_vaya a terminar con el 40%-45% de su cartera compuesta por proyectos en el extranjero, porcentaje que crecerá hasta el 70% en apenas dos años, en 2015.

“Nosotros hemos definido qué tipo de empresa queremos ser y dónde queremos estar y puesto que en España la perspectiva para nuestro negocio es muy negativa a corto y medio plazo, debemos buscar mercados alternativos. Esa es la clave”, añade. Preguntado por si comparte la idea de que la crisis ha tocado fondo, confía en que sí, en que al menos el consumo se haya estabilizado.

Normas