Algunas de las terrazas que más nos gustan

¿Terraceamos?

El hotel Omm de Barcelona incorpora a su espacio abierto platos de Joan Roca

Ramsés en Madrid abre sus puertas en horario ininterrumpido

Terraza Sky Bar del Grand Hotel Central de Barcelona.
Terraza Sky Bar del Grand Hotel Central de Barcelona.

Es tiempo de terrazas, de salir, de beber y de compartir. Tras una primavera lluviosa, el calor ha llegado y las terrazas ya lucen en todo su esplendor. Las hay a pie de calle, al borde de mar, en azoteas, en jardínes... cualquier lugar es idóneo. Aquí les ofrecemos algunas de las que más nos gustan y advertimos que no son todas las que hay (y que también nos agradan).

En Madrid, el Hotel Único (Claudio Coello, 67) ofrece una de las más coquetas, ya que se encuentra en el jardín de un palacete del siglo XIX, en pleno corazón del barrio de Salamanca. Es de uso exclusivo para los clientes del restaurante Ramón Freixa, donde además de comer o cenar se puede tomar un brunch los domingos, o para los clientes del hotel. Muy cerca se encuentra también el Hotel Villa Magna (Paseo de la Castellana, 22) que dispone de tres terrazas abiertas al público, donde se puede tomar desde un aperitivo, almuerzo o cena informal, desayunar o merendar. En la terraza Magnum, a la que se accede por el hall del hotel, se puede tomar un gin tonic, cervezas o cócteles.

Frente a la Puerta de Alcalá se encuentra una de las terrazas más cosmopolitas y de la ciudad, Ramsés (Plaza de la Independencia, 4), donde oficia en la cocina el chef valenciano Ricard Camarena y su mano derecha, José Martín, con una propuesta desenfadada, donde se puede tomar desde ostras y champán a un sandwich de pastrami o una hamburguesa, o tomar un sin fin de copas y cócteles. Abierta desde las 11,30 horas a las 2,30 de la madrugada.

Más tranquila e íntima es la terraza del Hotel Intercontinental (Paseo de la Castellana, 49) donde también se puede almorzar o cenar y, por supuesto, tomar (a mediodía tienen un menú ejecutivo por 38 euros) un gin tonic a cualquier hora del día, que los fines de semana se pueden combinar con sushi. Un lugar para practicar una de las tendencias de moda, el afterwork.

En Barcelona, merece una parada la terraza Sky Bar del Grand Hotel Central (Vía Laietana, 30), un mirador que incorpora una espectacular piscina con vistas a los tejados del Borne. Abierta desde las 20.30 horas hasta las 24,30 horas para todo aquel que desee tomar una copa o aperitivo al fresco. El resto de las horas, desde las nueve de la mañana, está reservado para los huéspedes del hotel. La música es uno de los platos fuertes de este exclusivo escenario, tras el lanzamiento de Barcelona Sounds, una plataforma musical creada por este hotel. En la terraza se comienza con música ambiental mezclada con acústica, para llegar a mediodía con ritmos de jazz y blues. A partir de las 18 horas, los protagonistas musicales son el R&B y toques de house con groove y funk.

La terraza del Hotel Omm (Roselló, 265), también en Barcelona, reabre esta temporada con una gran novedad:la carta del Roca Bar del hotel, una barra de sushi y los helados artesanos de Jordi Roca. Abierta de lunes a sábado, de siete de la tarde a la una de la madrugada, y los viernes y sábados con música en vivo o con actuación de un DJ. Además, se podrán disfrutar de una variedad de platos de Joan Roca, de El Celler de Can Roca (elegido mejor restaurante del mundo), una oferta de street food, o sus famosos rocadillos.

En Mallorca hay una espectacular terraza, en el Hotel Cap Rocat (Tel. 971 74 78 78) con vistas al mar Mediterráneo o con acceso directo al agua desde su Sea Club. Este local introduce la Dolce Vita, una oferta que recoge distintas experiencias, como un recibimiento con champán, dos noches de estancia en una suite, dos días de alquiler de alguno de sus exclusivos coches (el mítico biplaza Porsche 550 Spider o un Austin Healey 3000), un pic-nic o una comida en el restaurante. A partir de 1.950 euros. En el Sea Club se puede tomar un coctel.

 

Normas