Dos cocinas de estreno en la capital

La Cabra y niMÚ ofrecen productos de mercado a precios ajustados en entornos agradables

El espacio gastronómico La Cabra, del barrio madrileño de Chamberí.
El espacio gastronómico La Cabra, del barrio madrileño de Chamberí.

Dos nuevos restaurantes acaban de llegar al mapa gastronómico madrileño. Un nuevo bistró, niMÚ, decorado por Pascua Ortega y situado en el barrio de Salamanca, y un multiespacio gastronómico, La Cabra, donde tampoco se ha escatimado en recursos en el barrio de Chamberí. Ambos comparten una misma filosofía: la cocina de mercado, con un toque actual y la posibilidad de compartir platos, siguiendo esa tendencia impuesta por el momento económico que se está viviendo. Precios ajustados, calidad en la materia prima y un entorno agradable.

niMÚ ha aprovechado el local y el bagaje del equipo que trabajaba en el restaurante del hotel Adler, para crear un nuevo espacio gastronómico, donde ofrecen una cocina mediterránea sin estridencias. La sala está capitaneada por el eficaz Luis Méndez. Se puede comenzar con una burrata con vinagreta de tomate (16 euros), ensalada de cigalas (18 euros), huevos de corral con pisto (10 euros), unas patatas bravas o un arroz cremoso con trufa y foie (13).

Merluza a la cabra.
Merluza a la cabra.

Como platos fuertes, tacos de atún macerados (22), carrillera de ternera estofada (15), un buen steak tartar (18 euros), una hamburguesa de solomillo (18) o unos churritos de pollo crujiente con mostaza y miel (12). Y dos propuestas especiales: solomillo de buey a la sal con una botella de vino Luis Cañas (30 euros por persona) y un chuletón de buey con una botella de Pago de Carraovejas (32 euros por persona). Entre los postres, indispensable la tarta fina de manzana (6,5 euros) acompañada de algún helado, o el pastel de queso fresco (6,5 euros). niMÚ dispone de una bodega, donde cuentan con una íntima mesa para dos comensales, con más de 140 referencias de los mejores vinos.

Con tan solo 25 años de edad, el cocinero Javier Aranda, recién llegado de la cocina de Piñera y formado en Urrechu, el Bohío y Santceloni, acaba de abrir su propio restaurante, La Cabra. Un espacio con cuatro ambientes diferentes, desde la zona de las tapas, la biblioteca, la bodega o el espacio gastronómico, donde ofrece una carta en continúo cambio.
El local permanece abierto desde las nueve de la mañana a las dos de la madrugada. El trasiego es continuo. Dispone de un obrador donde se elabora a diario un surtido de panes, así como la bollería de los desayunos.

En cuanto a las raciones se puede elegir entre ensaladas, cocas o surtido de croquetas. En el espacio gastronómico, las mesas están sin marcar, ya que Aranda quiere sorprender a cada cliente con un particular viaje culinario, que comienza con unos aperitivos que improvisa a su manera. Entre los platos; hay un calamar de potera con pasta y manitas, callos de bacalao, una jugosa merluza o una terrina de cochinillo y anguila. El precio medio va de los 25 euros de las tapas a los 45 del restaurante.

La Cabra: Francisco de Rojas, 2. Madrid. Tel. 914 457 750.
niMÚ: Calle 91 426 32 25, Goya, 31. Madrid.

Normas