Frente al descenso de un 10% del Ibex

La banca pierde un 23% de media desde los máximos del año

La presión regulatoria para mejorar la solvencia castiga al accionista

La escasa actividad crediticia también lastra las cuentas del sector

Panel de cotizaciones en Seúl.
Panel de cotizaciones en Seúl. REUTERS

La banca española está patinando en Bolsa. Si bien en los primeros meses del año parecían extenderse las ganancias de finales de 2012, motivadas por la importante caída de la prima de riesgo soberana y el saneamiento de las entidades, llegado el ecuador del ejercicio las pérdidas en las entidades financieras del Ibex 35 son generalizadas. El sector ha caído de media un 23% desde los máximos anuales (frente a un 10% del Ibex), y el principal culpable es la Reserva Federal de (Fed) de Estados Unidos, pero no el único.

Las palabras de Ben Bernanke hace una semana sobre la retirada de las líneas extraordinarias de liquidez en los próximos meses fueron un mazazo para las cotizaciones de los bancos del Ibex. "En general, perdieron soportes importantes de los últimos dos y tres meses", señala José Luis Herrera, analista técnico de CMC Markets. Pero el sector viene arrastrando también los temores sobre nuevas necesidades de recapitalización y más provisiones, después de haber recibido 40.000 millones de euros del fondo de rescate permanente de la zona euro (MEDE).

Así, el Banco de España anunció hace pocas semanas que las entidades tendrán que revisar sus créditos refinanciados, que estarán sujetos a una mayor exigencia de provisiones. Aunque no se ha detallado el mecanismo, se calcula que el sector tendrán que dotar unos 10.000 millones en provisiones nuevas.

A esto se suma unas cifras de resultados en el primer trimestre que, según Juan José Fernández Figares, analista de Link Securities, fueron decepcionantes "al mostrar el negocio bancario en España sigue muy débil tanto por la parte de arriba de la cuenta de resultados (ingresos y márgenes) como por la de abajo (incremento de la morosidad)". Además, "la posibilidad de adoptar posiciones cortas en estos valores, que estuvo vedada durante meses, ha hecho el resto. Así, el sector ha perdido el favor del mercado", sostiene Fernández Figares.

Pero los jarros de agua fría para los bancos no terminan ahí. El Banco de España ha exigido que no se supere el 25% de los resultados en pagos de dividendo. Aunque la medida no afecta directamente al sector, que para mejorar sus ratios de capital retribuye a sus accionistas mayoritariamente con acciones, sí supone una mala noticia a futuro para los inversores.

Desde Bruselas, mientras, el mecanismo de resolución de crisis bancarias aprobado por Europa confirma que los accionistas, acreedores y grandes depositantes participarán en los rescates bancarios en toda Europa (quedan blindados los depósitos de menos de 100.000 euros), lo que también han penalizado las acciones, de acuerdo con algunos expertos.

Así, la mayoría de los bancos han marcado mínimos anuales en los últimos días. La banca mediana está siendo la más perjudicada. Los títulos de Banco Sabadell se sitúan en 1,287 euros, un 40% por debajo del máximo anual de enero en 2,11 euros, y los del Banco Popular corrigen un 37% desde el pico anual marcado también en enero, hasta 2,399 euros. Por su parte, Bankinter ha caído mucho menos (un 3,7%), y está cerca de máximos, en 2,82 euros por acción.

Entre los grandes, Caixabank y Santander arrojan pérdidas del 21% desde las cotas más altas del año y sus acciones cotizan en los 2,4 euros y los 5 euros, respectivamente. BBVA se anota una caída menor, del 14%, desde el máximo anual de 7,67 euros hasta los 6,55 euros.

En lo que va de 2013, las seis entidades han retrocedido un 7,5% de media en Bolsa, un comportamiento peor que el del mercado, ya que el lbex 35 se anota una pérdida en tomo al 4%. Sabadell ha sido la más castigada por los inversores, con un descenso del 34% en el año, mientras que BBVA es la que menos pérdidas acumula, un 6%. Ahora bien, la estrella es Bankinter, que gana un 39% en el ejercicio.

En cualquier caso, más allá de las circunstancias concretas de cada valor o del sector financiero en general, la banca se ha convertido en el termómetro de la crisis, junto con la prima de riesgo. Lo explica Pedro Cubillo, de MG Valores: "los bancos están en el origen de las tormentas financieras y es lógico que sean ellos los que más sufran cuando hay rumores y  declaraciones que les afectan".

Según Cubillo, mientras el sistema financiero no se recupere del todo, los bancos serán más sensibles y en Bolsa tendrán un peor comportamiento que el resto del mercado. "Tienen una volatilidad mayor y si caen, caen con más fuerza, al igual que si suben, suben con más fuerza", aclara.

De hecho, desde Link Securities consideran "que a medida que avance el ejercicio los resultados van a ser mejores, consecuencia de una ligera mejora en los márgenes de intereses". Su mayor apuesta es por las entidades que tienen sus ingresos y beneficios más diversificados geográficamente, como BBVA y Santander.

 

Normas