Pedido de 21 trenes

Talgo gana un contrato de 482 millones en Kazajistán

El contrato asegura producción al fabricante español entre 2015 y 2019

Parte de la fabricación se llevará a cabo en las plantas de Talgo en España

El pedido se firmó el miércoles ante la ministra de Fomento, Ana Pastor

La ministra de Fomento, Ana Pastor, durante su visita de esta semana a Kazajistán.
La ministra de Fomento, Ana Pastor, durante su visita de esta semana a Kazajistán.

Talgo ha encontrado un importante yacimiento de negocio en Kazajistán, donde va a suministrar 21 trenes, con 603 coches de pasajeros, al operador ferroviario público Passazhirskie Perevozki, filial de KTZ. Este material rodante está llamado a prestar servicios de larga distancia en todo el país, según informó ayer el fabricante español.

El contrato se rubricó aprovechando la visita, en el inicio de esta semana, de la ministra de Fomento, Ana Pastor, a esa república ex soviética. Desde Talgo se ha remarcado este hecho y se destaca “la colaboración del Gobierno con las empresas nacionales en su clara apuesta por llevar a lo más alto la Marca España”. Talgo también está inmersa en el mayor contrato de alta velocidad del mundo, el de la línea La Meca-Medina, en Arabia Saudí, y forma parte del equipo que presentará oferta por construir la superestructura y equipar con trenes la línea brasileña de alta velocidad entre Río de Janeiro y Sao Paulo.

El nuevo pedido en Kazajistán, ganado por la participada Tulpar-Talgo, fue firmado el miércoles por un importe de 482 millones de euros. Se trata de la cristalización de una relación entre empresa y administración que viene del año pasado. Por entonces, Talgo se hizo con los servicios de mantenimiento de la nueva flota de coches de Kazajistán durante 15 años por importe de 1.000 millones de euros. “Talgo refuerza así su posición en los mercados asiáticos en uno de los países con mayor potencial de crecimiento en los últimos años”, cita la empresa en un comunicado.

Este contrato supondrá un compromiso de actividad para Talgo entre 2015 y 2019. Y es que parte de la fabricación de la veintena de trenes se va a llevar a cabo en las plantas españolas de Rivabellosa (Álava) y Las Matas (Madrid). La otra parte de se ejecutará en Kazajistán, a través de una progresiva transferencia de trabajo hacia la planta de Astaná.

Los trenes demandados por Passazhirskie Perevozki, de caja ancha, tendrán capacidad para alcanzar los 200 kilómetros por hora. El fabricante explica que están especialmente diseñados para soportar condiciones climáticas extremas, de hasta 50 grados bajo cero y nieve.Otro punto a favor de los trenes españoles es que cumplen los nuevos requisitos normativos en desarrollo para la Unión Aduanera entre la Federación Rusa, Kazajistán y Bielorrusia.

 

Normas