Licitará el proyecto por 235 millones

Madrid busca un inversor privado para construir el aeródromo de El Álamo

La instalación albergará jets privados y escuelas de aviación

Está previsto que los primeros vuelos empiecen a operar en 2016 o 2017

En la parcela azul es donde la Comunidad de Madrid tiene previsto levantar el nuevo aeródromo de El Álamo.
En la parcela azul es donde la Comunidad de Madrid tiene previsto levantar el nuevo aeródromo de El Álamo.

La Comunidad de Madrid ha iniciado los trámites administrativos para sacar a concurso la construcción y gestión de un nuevo aeródromo, que se ubicará entre El Álamo y Navalcarnero. Toda la inversión, que se estima en 230 millones, correrá a cargo del sector privado para levantar esta infraestructura destinada a la aviación privada y a las escuelas de vuelo.

"No es un aeropuerto, es un aeródromo”, puntualiza la Comunidad de Madrid para evitar cualquier comparación con otras infraestructuras ruinosas e inoperativas que han surgido en los últimos años en toda la geografía española. El futuro aeródromo de El Álamo, situado en el suroeste de la Comunidad de Madrid, será viable porque recogerá parte de la actividad de Barajas –que actualmente es receptora de vuelos de negocios– y del aeródromo de Cuatro Vientos, que Fomento ya ha decidido cerrar. Al menos, así lo defiende la Consejería de Transportes, Infraestructuras y Vivienda, que insiste en que el proyecto no costará ni un euro a los contribuyentes madrileños. Desde la compra de los terrenos –que pertenecen a distintos vecinos de El Álamo y Navalcarnero– hasta la construcción y gestión del nuevo aeropuerto, será asumido por la empresa que opte a la licitación.

Fuentes de la Consejería de Infraestructuras aseguraron que, a diferencia de la construcción de las autopistas de peaje radiales, no prevén problemas por la expropiación de los terrenos y rechazaron la posibilidad que este proceso pueda elevar la inversión inicial prevista. A su favor, juega la fuerte caída de precios en el sector inmobiliario.

Los primeros vuelos, en 2016 o 2017

El Ejecutivo madrileño se ha comprometido a agilizar al máximo todos los trámites administrativos para que a finales de este año o principios del próximo se cierre la licitación. Las previsiones apuntan que será en 2015 cuando se iniciarán las obras, que generarán entre 10.000 y 15.000 empleos durante la etapa de construcción. Terminada esta fase, la Comunidad de Madrid señala que cuando el futuro aeródromo esté operativo se generarán más de 6.000 empleos directos e indirectos en la región. La previsión es que pasados 20 años, el número de trabajadores que viven directa e indirectamente de la infraestructura alcance los 12.000 trabajadores. El aeródromo de El Álamo elevará, siempre según fuentes oficiales, en un 0,6% el PIBmadrileño.

Fuentes de la Comunidad de Madrid defienden que ahora es el momento de crear el aeródromo para que esté listo cuando la economía esté tonalmente recuperada. Además, recuerdan que, sobre el papel, los vuelos ejecutivos (aviones privados) deberían abandonar Barajas en 2018 y regresar al aeródromo de Torrejón de Ardoz, cuyas infraestructuras no son las más adecuadas.

"Rentable" con o sin Juegos, con o sin Eurovegas

El Gobierno de Ignacio González sabe que la propuesta de crear un aeropuerto para jets privados y escuelas de aviación en un momento como el actual puede generar críticas. Sin embargo, fuentes de la Comunidad de Madrid insisten en que la inversión procederá del sector privado –aunque la titularidad de aeródromo será pública– y aseguran que se trata de un proyecto muy meditado y rentable. En este sentido, apunta que el aeródromo de El Álamo sería viable incluso si Madrid no logra los Juegos Olímpicos o si se tuerce el aterrizaje de Eurovegas. La Comunidad de Madrid señala que el complejo que el magnate Sheldon Adelson levantará en Alcorcón no ha influido en su decisión de construir un nuevo aeródromo. Sin embargo, reconoce que la posibilidad de organizar los Juegos en 2020 y el proyecto de Eurovegas eleva el atractivo de la licitación.

Normas
Entra en El País para participar