El expresidente de Caixanova se opuso a la unión con Caixa Galicia

Gayoso: "Actuamos de buena fe en la venta de preferentes"

El expresidente de Novagalicia Banco Julio Fernández Gayoso.
El expresidente de Novagalicia Banco Julio Fernández Gayoso. EFE
Santiago de Compostela

El expresidente de Caixanova y de Novacaixagalicia, Julio Fernández Gayoso, ha reconocido que se produjeron “errores en la comercialización” de preferentes, pero ha defendido que la caja que él presidía antes de la fusión actuó “con la más absoluta buena fe”.

En su comparecencia en la comisión de investigación del Parlamento gallego sobre la situación de las cajas, Gayoso explicó que él era director general de Caixanova durante la emisión suscrita en el año 2005 y no así en la del año 2009.

“Les puedo asegurar que aquí se ha actuado con la más absoluta buena fe”, ha proclamado y ha puesto como ejemplo que “más de 2.000 compañeros de la caja tienen preferentes y tienen quitas”, dado que “no pueden acogerse a la figura del ahorrador, sino que entran en el capítulo de inversores”.

Con el sonido de fondo de una protesta de afectados por las preferentes que se manifiesta fuera del Parlamento gallego y cuyo sonido se colaba en la sala de la comparecencia, Gayoso ha deseado que el arbitraje “pueda llegar al cénit, al total, y que no quede ni una sola persona con el perfil de ahorrador sin recuperar el 100% de sus ahorros”.

Respecto a las indemnizaciones millonarias que se llevaron exdirectivos de Novacaixagalicia que se prejubilaron, Gayoso se ha limitado a aclarar que fueron cuatro casos, porque él no se puede incluir en ese capítulo, ya que está jubilado.

En cualquier caso, se ha negado a entrar en profundidad en esta cuestión amparándose en la causa abierta en la Audiencia Nacional y en que sus abogados le recomiendan que eluda la materia. En todo caso, ha dicho que “en cuanto se clarifique esa cuestión”, no tendría inconveniente en volver a comparecer en una sesión específica.

Fusión con Caixa Galicia

Julio Fernández Gayoso también  ha asegurado que Caixanova “no era partidaria de la fusión” con Caixa Galicia y que, antes de comenzar a estudiar una unión con Caixa Galicia, analizaba integrarse en un SIP -un sistema institucional de protección o fusión fría- con “las seis, siete u ocho” mejores cajas de España, excluido el gigante”.

“He dado un dato, no puedo ir más allá porque hay un pacto de confidencialidad”, ha explicado el exdirectivo, que ha insistido en que estaban de acuerdo en ese plan “las mejores” y que trabajaron “discretamente y en silencio”. Las vías analizabas garantizaban para Caixanova el control de entre el 25% y el 30% del SIP “y decisión plena en el gobierno del crédito dentro de la comunidad, sin interferencias de los demás”.

Ante las dudas planteadas por los diputados sobre los resultados de los SIP que finalmente se constituyeron en España, ha reivindicado que “esas cajas existen” y ha mencionado a Liberbank o a BMN. “Están vivas”, ha subrayado. Esta solución, ha argumentado, evitaba los “traumatismos de prescindir de 400 oficinas, 2.000 empleados y 1.600 personas de los servicios centrales”. Pero, ha añadido, “el SIP no se puede hacer en Galicia”.

 

 

Normas
Entra en El País para participar