Farmacéuticas con nombre propio

Almirall, una pequeña multinacional que gana tamaño gracias a su propia I+D

Se ha convertido en la primera compañía farmacéutica del país, fundamentalmente por sus fármacos desarrollados internamente

Almirall, una pequeña multinacional que gana tamaño gracias a su propia I+D

Se ha convertido en la primera compañía farmacéutica del país, fundamentalmente por sus fármacos desarrollados internamente. Almirall, nacida en 1944, dio un gran salto con el lanzamiento de la ebastina (Ebastel) en 1990 o con otros productos como Almax. Desde 1993 ha iniciado una escalada internacional que le ha llevado a vender en 70 países (con 3.000 empleados en 22 naciones). El 60% de sus 900 millones de ingresos ya provienen del exterior.

La apuesta por los medicamentos propios (que reportan el 59% de los ingresos) lleva a Almirall, cotizada desde 2007 y controlada por la familia catalana Gallardo, a invertir casi 160 millones de euros en I+D. Dispone de tres centros de investigación, uno de ellos en Alemania.

Ebastel aporta 90 millones en ingresos, seguido de Almogran. En áreas terapéuticas apuesta por respiratorio (con una prometedora, según los analistas, monoterapia de aclidinio y otra de aclidinio combinada), dermatología o dolor.

Normas