Insiste en que los activos de Pescanova “soportan perfectamente el pasivo”

Sousa pide "respeto" para los consejeros que le han ratificado

Reconoce que “algunos prefieren” que su salida de la empresa, pero ha precisado que él cree “en la democracia”.

El presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa. EFEArchivo
El presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa. EFE/Archivo EFE

El presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, (sin poderes ejecutivos ni patrimoniales en la empresa, por orden judicial) ha justificado su permanencia en la multinacional pesquera, a pesar de estar imputado, por el apoyo de la mayoría del Consejo, y ha pedido a los críticos que sean “respetuosos”.

En una entrevista en el programa 'Espejo Público' de Antena 3, recogida por Europa Press, Fernández de Sousa ha reconocido que “algunos prefieren” que se vaya de la empresa, pero ha precisado que él cree “en la democracia”, y que “las empresas funcionan por mayorías”.

“Si un consejo elige mayoritariamente y varias veces que yo siga, tengo que ser respetuoso con quien no está de acuerdo, pero los que no están de acuerdo tienen que ser respetuosos con la opinión de la mayoría”, ha concluido, al tiempo que ha recordado que no fue elegido por el Consejo de Administración, sino por la Junta General de Accionistas, a pesar de que nunca ha llegado a tener el 51 por ciento de las acciones.

Venta de acciones

Con respecto a la venta de acciones y al posible uso de información privilegiada, Fernández de Sousa ha insistido en que vendió parte de sus acciones porque “no había más remedio”, y ha reiterado que utilizó parte de esos beneficios para aportar dinero a la empresa, que atravesaba un “problema puntual de tesorería”.

El empresario gallego también ha admitido que cometió una “infracción administrativa” al retrasar la comunicación de la venta a la CNMV, pero justificó esa decisión en la necesidad de “anteponer los intereses de la empresa”. Según ha apuntado, comunicar la venta antes hubiera perjudicado las operaciones de desinversión previstas por Pescanova (en referencia a la venta de la granja de salmón de Chile).

Cuentas

El presidente de Pescanova ha negado haber falseado las cuentas de la empresa, aunque no ha dado detalles de la deuda, y se ha limitado a repetir que “los activos de Pescanova (que él mismo cifra en unos 4.000 millones de euros) soportan perfectamente el pasivo”. “Estamos en un concurso porque un proyecto que crecía de media un 8,5 por ciento en facturación requiere más recursos, y en un momento dado no los tenemos”, ha añadido.

Finalmente, Fernández de Sousa ha repetido que la multinacional es “viable” porque el sector de la alimentación con proteínas marinas sigue creciendo a nivel internacional. También ha recordado que, cuando la empresa solicitó el concurso, estaba “al día” en el pago de nóminas y de sus obligaciones c

Normas