Editorial

Un mapamundi empresarial nuevo

El largo ciclo que la economía mundial lleva inmersa en esta crisis, mucho más larga y profunda que cualquier estimación previa, especialmente en Europa, empieza a dar señales de que está tocando fondo. Cierto que son señales tenues y, como tales, requieren tiempo para verificar si su dirección final será la recuperación, pero a pesar de su carácter mixto, esta vez no parecen un espejismo tras la durísima travesía del desierto. A lo largo de los últimos años las empresas se han visto obligadas a duras reestructuraciones, sobre todo en el ámbito laboral, pero al tiempo han reorganizado sus métodos de trabajo y reajustado sus balances. Muchos grupos han sufrido el impacto de la crisis hasta casi desaparecer, pero otros van a salir fortalecidos. Y en ese campo de juego empresarial que se reabre se prevé un importante número de operaciones que dibujará un nuevo mapamundi empresarial. Una de cada tres empresas manufactureras prepara fusiones y/o adquisiciones en el corto plazo, según una encuesta de KPMG y The Economist a altos directivos de todo el mundo. Y este porcentaje se dispara hasta casi la mitad en las compañías más grandes. A la vez, un tercio de las empresas asegura que va a aprovechar las transacciones para racionalizar sus operaciones. Se abre así un horizonte de oportunidades que hará ganador a quien las sepa aprovechar.

Normas
Entra en El País para participar