La cantidad reembolsada supone el 18% del importe vendido a pequeños inversores

Catalunya Banc y NCG devuelven 600 millones del dinero de las preferentes

Reembolsarán el dinero de forma casi automática a los afectados que invirtieron menos de 10.000 euros.

Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV, y Luis María Linde, gobernador del Banco de España.
Elvira Rodríguez, presidenta de la CNMV, y Luis María Linde, gobernador del Banco de España.

Los ganadores de los arbitrajes de preferentes y deuda subordinada de los bancos nacionalizados son los particulares que invirtieron hasta 10.000 euros. No solo es uno de los criterios para acceder antes al arbitraje; la devolución en estos casos es prácticamente automática, según fuentes financieras conocedoras del proceso. De ahí que unos 36.200 clientes de los 75.300 afectados de Novagalicia (NCG) tengan laudos favorables pero la entidad solo haya devuelto unos 500 millones de euros de los 1.859 que vendió en sucursales.

La entidad gallega fue pionera en la fórmula del arbitraje, que arrancó en julio del año pasado y a la que los inversores pueden acogerse hasta hoy. La entidad quiere cerrar ya este capítulo tras casi un año con el proceso abierto.

Catalunya Banc siguió el ejemplo y de momento ha reembolsado 111 millones de euros, aunque en los próximos días los laudos favorables harán que se superen los 200 millones, según fuentes financieras. La entidad vendió 1.582 millones en híbridos y la inversión media por afectado es de unos 12.000 euros.

El número de clientes con preferentes –que a primeros de julio serán accionistas– de la entidad catalana asciende a 39.700, según el informe de la Comisión de Seguimiento de Híbridos. Esta fuente revela que la cantidad de titulares de deuda subordinada era de 50.700, si bien una parte significativa de los inversores lo eran simultáneamente de ambos productos, de ahí que la cifra de afectados sea en realidad más reducida.

El proceso para acogerse al arbitraje de Bankia, la entidad con más número de potenciales reclamantes (unos 300.000), dio comienzo el pasado 18 de abril y finalizará el próximo 30 de junio. Ya tiene más de 110.000 solicitudes, de las que KPMG ha aceptado más de 66.000. El número de laudos alcanza los 70, todos favorables a los clientes. El importe que previsiblemente devuelva será el más elevado de las tres entidades nacionalizadas. Las siete cajas que fueron el germen de BFA-Bankia (Caja Madrid, Bancaja, Caja Segovia, Caja de Ávila, La Caja de Canarias, Caixa Laietana y Caja Rioja) colocaron a minoristas 4.956 millones de euros.

El Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB) calcula que en torno a la mitad de los afectados –unos 450.000– recuperarán el dinero con el arbitraje. Lo que ni mucho menos quiere decir que las entidades vayan a devolver el 50% del importe colocado, como puede comprobarse en Novagalicia.

El 77,6% –con el descuento que aplicará el Fondo de Garantía de Depósitos (FGD)– que recuperarán los titulares de bonos con vencimiento de la entidad gallega y de Catalunya Banc es un porcentaje relativamente favorable. En Bankia, recuperan el 46,5%, según el precio de la acción del banco el pasado viernes.

El dinero reintegrado a través de esta fórmula procede de los recursos propios de las entidades. El objetivo del FROB es que la ratio de capital calculada conforme a los criterios de la Autoridad Bancaria Europea (ABE) supere después de los arbitrajes el 9% exigido.

En un principio, el fondo español de rescate a la banca había fijado el máximo de devolución en el 20% del importe colocado en preferentes y deuda subordinada entre particulares, según explican fuentes conocedoras del proceso. Ahora ha abierto más la mano, y ese porcentaje no es inamovible. Eso sí, la ratio de solvencia debe quedar claramente por encima del mínimo regulatorio, matiza. La ratio de capital de Catalunya Banc estimada a cierre del primer trimestre superaba el 10%,la de Novagalicia era del 11,7% y la de Bankia se situaba en el entorno del 10%.

Los inversores institucionales no tienen posibilidad de acudir a los arbitrajes. Las preferentes y los bonos subordinados de BFA-Bankia bajo control de los fondos sumaban 1.955 millones. En Novagalicia, los cualificados tenían 518 millones; y en Catalunya Banc, 153. La única vía con la que cuentan los grandes inversores para tratar de recuperar el 100% de la inversión es acudir a los tribunales.

La metamorfosis de los híbridos en acciones llena la despensa del capital (Bankia cuenta con 4.850 millones más gracias al canje) de las entidades, que al mismo tiempo se anotan plusvalías contables gracias al descuento sobre el nominal. Así, por una participación preferente de la que teóricamente Bankia haya devuelto (en acciones) 62,7 euros de cada 100 invertidos, la diferencia de 37,3 euros son plusvalías contables que pueden destinarse a recursos propios.

Los jueces también compraron el producto

Son unas 450.000 las personas afectadas por el problema de las preferentes y la deuda subordinada de las entidades nacionalizadas. Es lógico que haya todo tipo de inversores entre los perjudicados. Incluso los que tienen que decidir sobre el asunto en los tribunales: los jueces. En el juzgado de primera instancia de Alcalá de Henares, un juez se ha inhibido sobre un tema de preferentes de Bankia debido a que él adquirió participaciones de Caja Madrid en junio de 2009. Además, el magistrado revela en el auto en el que se abstiene (disponible en Cincodias.com) que él mismo solicitó el arbitraje el pasado 17 de mayo.

Es más, el juez se justifica en su escrito: “Por entender que no fui informado convenientemente de que adquiría un producto de inversión y no un producto de ahorro”.

“De no admitirse el arbitraje por Bankia, queda abierta para mí la vía judicial. En tal circunstancia concurrirían otras causas de abstención, de la aquí tenida en cuenta [...] que afectaría además a todos los procedimientos en que fuera parte la mencionada mercantil [Bankia]”, añade.

Así, el juez entiende afectada su imparcialidad, entre otras cuestiones por ser “evidente” su interés “en que se dicten sentencias favorables a los clientes sobre la misma controversia”. El Banco de España señala que un estudio de BFA-Bankia concluye que el perfil de los tenedores de híbridos es “una persona física de edad avanzada que tiene una inversión en BFA de 30.000 euros en estos instrumentos y de hasta 65.000 euros más en otras posiciones [...]”.

Normas
Entra en El País para participar