Reunión con Durao Barroso

La automoción europea pide realismo a Bruselas

Representantes de las marcas que fabrican en el continente piden una legislación más favorable para el sector y más tiempo para aplicar los límites de emisiones y el sistema eCall.

Trabajadores en la fábrica de Opel en Figueruelas (Zaragoza)
Trabajadores en la fábrica de Opel en Figueruelas (Zaragoza)

Los representantes de los fabricantes de automóviles que trabajan en Europa, unidos bajo la patronal del continente ACEA, han pedido a Bruselas un marco legislativo más favorable para el sector, que consideran fundamental para el desarrollo económico e industrial en la zona. 

En una reunión con el presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durao Barroso, el sector le ha pedido más manga ancha en aspectos como las emisiones de gases o la obligatoriedad para instalar el sistema eCall en todos los coches nuevos a partir de 2015, que llama a los servicios de emergencia de forma automática en caso de accidente. 

Sergio Marchionne de Fiat, Norbert Reithofer  de BMW, Stephen Odell de Ford Europa y Karl-Thomas Neumann de General Motors Europa, entre otros, han trasladado a Barroso, por ejemplo, que la legislación sobre impacto sonoro "va más allá de la realidad tecnológica, así como las conversaciones actuales sobre los objetivos a largo plazo para las emisiones de CO2". Europa valora imponer un límite de 65 gramos de Co2 por kilómetro para el año 2025, algo que ha sido rechazado de forma frontal por todos los fabricantes. Éstos creen que están "motivados políticamente y están fuera del contexto actual".

También piden alinear el comercio con la política industrial, "lo que ayudaría a fortalecer la base industrial de Europa". La UE inició hace algunas semanas conversaciones con Japón para crear un tratado de libre comercio, cuya hipotética firma es vista por el sector del automóvil como una desventaja, ya que Japón apenas importa coches europeos. 

Marchionne, presidente de la ACEA, cree que "nuestro sector está preparado para apoyar a Europa en su misión de llevar la aportación de la industria al 20% del PIB en 2020"; pero afirma que "necesitamos un marco normativo que fomente la competitividad del sector, que estimule el crecimiento, el empleo y la inversión".

Normas