Caso Pescanova

Damm acusa a Sousa de secuestrar el consejo y mentir al accionista

Demetrio Carceller, peleará hasta que le quede un “hálito de vida” por salvar su inversión

Demetrio Carceller, en una foto de archivo.
Demetrio Carceller, en una foto de archivo.

El presidente de Damm, Demetrio Carceller, ha dejado hoy claro que “peleará” hasta que le quede un “hálito de vida” por salvar su inversión en Pescanova, y ha precisado que tiene previsto dotar otros siete millones por Pescanova, que se suman a los 21 millones ya provisionados.

En un encuentro con periodistas previo a la Junta de Accionistas de la compañía cervecera, Carceller ha arremetido contra el presidente de Pescanova, Manuel Fernández de Sousa, por someter al consejo a un “auténtico secuestro”.

Preguntado por si cree que los críticos con Fernández de Sousa tendrían la mayoría suficiente para forzar cambios en caso de convocatoria de una Junta en Pescanova, Carceller ha afirmado: “Se enroca porque sabe que la mayoría de los accionistas se van a sentir engañados y estafados por él”.

Carceller ha confirmado que la semana pasada Damm se presentó como parte perjudicada en la querella presentada en la Audiencia Nacional por un grupo de minoritarios. Fernández Sousa se mantiene como presidente de Pescanova, después de que el directivo, apartado de la gestión de la multinacional pesquera, convocara el lunes una reunión del consejo de administración en la que el representante de Damm (6,18% del capital) volvió a solicitar como en las anteriores reuniones su dimisión, una propuesta que no recibió el respaldo suficiente de los miembros del consejo.

El directivo gallego recibió en la reunión el respaldo por mayoría de los consejeros, que le ratificaron en la presidencia de la multinacional pesquera con seis votos a favor y cuatro en contra, tras la petición de dimisión por parte de Damm, punto del orden del día que fue apoyado por otros consejeros como Luxempart, Iberfomento y Yago E. Méndez.

En cuanto a la incidencia de la participación de Pescanova sobre la cuenta de resultados de Damm, ha comentado que Pescanova supone el 2 % de los activos de Damm y ha remarcado: “No afecta absolutamente a los resultados de la compañía”. La cervecera provisionará hasta 28 millones de euros por el ajuste de su participación en Pescanova, de los que ya ha dotado 21 millones correspondientes al nivel de cotización previo a la suspensión de los valores de Pescanova, 5,91 euros por acción.

No descarta elevar su peso en Ebro

“El señor Pescanova nos ha salido absolutamente rana”, ha sostenido Carceller, mientras que ha ensalzado la gestión transparente del presidente de Ebro Foods, Antonio Hernández Callejas.

“Jamás ha escondido ni un número al consejo ni al mercado. La honradez debería valorarse más”, ha indicado, y ha añadido que Damm podría elevar su participación en Ebro, lider mundial en el sector del arroz y segundo en el de pasta, hasta un 10% frente al 9,75% actual.

 

Sousa pide ahora que no se haga más daño a Pescanova

El presidente de Pescanova, Manuel Fernández Sousa, ha mostrado su preocupación porque la actitud que mantienen los directivos del grupo Damm pueda agravar las dificultades por las que atraviesa la compañía pesquera, han indicado a Efeagro fuentes cercanas a Sousa.

Las mismas fuentes han detallado que Manuel Fernández Sousa considera que esta actitud daña la imagen de la compañía y crea más presión y dificultad a los administradores concursales nombrados por la Comisión Nacional del Mercado de Valores, Deloitte.

Unos administradores, que están haciendo notables esfuerzos por conseguir financiación para sacar adelante a la empresa y que en esta misión recibieron el apoyo mayoritario del consejo de administración celebrado el pasado lunes, según las mismas fuentes.

Han apuntado que el presidente de Pescanova pide al Grupo Damm que respete las decisiones democráticas de los órganos de gobierno de la empresa, que el pasado lunes ratificaron su confianza en la gestión de Fernández Sousa y rechazaron la petición de dimisión del grupo cervecero (por seis votos a favor y cuatro en contra).

Las mismas fuentes han recordado que el Grupo Damm compró un paquete de acciones a Novacaixagalicia que nunca le dio derecho a una plaza en el consejo de administración, y que si ocupa uno de los puestos es gracias al respaldo que recibió en septiembre de 2011 de la presidencia y del consejo de Pescanova.

Para tener derecho a puesto como consejeros en Pescanova se debe tener una treceava parte del capital (mínimo 7,6 %), o que el presidente de la compañía proponga el nombramiento al consejo y a la junta de accionistas por coptación.

Las mismas fuentes apuntan que Sousa agradece los deseos del Grupo Damm de que la compañía no se pierda.

En este sentido, Sousa ha precisado que “si otros no se hubieran negado a poner el mismo dinero que yo puse en febrero Pescanova habría eludido el concurso de acreedores”.

Las fuentes cercanas a Sousa aseguran que éste “deplora que alguien pueda intentar conseguir notoriedad y publicidad para su empresa a costa de dañar la imagen de Pescanova”.

Normas
Entra en El País para participar