Muy confidencial

La guerra de los fedatarios

Al hablar de rencillas, enfrentamientos profesionales o guerras abiertas en toda regla siempre se apela a expresiones del tipo “ocurre en las mejores familias”, o “en todos los sitios cuecen habas”. Pero lo cierto es que el divorcio absoluto que protagonizan notarios y registradores de la propiedad desde hace décadas vuelve a atravesar uno de sus momentos más tensos. Las últimas reformas emprendidas por el Gobierno han vuelto a poner de actualidad sus tradicionales peleas, siempre elegantes, eso sí, por ver qué colectivo es más importante como fedatario público.

Algunas fuentes dicen que la clave suele estar en quien ostenta el cargo de director general de los Registros y el Notariado, Joaquín José Rodríguez, que en esta ocasión es registrador y también notario. Qué oportunidad para enterrar el hacha.

Normas