Tras la decisión del supremo de anular las cláusulas suelo

Los bancos endurecerán los tipos de sus hipotecas

La decisión del Tribunal Supremo de anular las cláusulas suelo en aquellos supuestos en los que se vulnere la transparencia así como la posibilidad de que otras entidades emulen los pasos de BBVA, NCG y Cajamar puede tener como consecuencia un incremento de los tipos de interés vinculados a la adquisición de la vivienda. Al menos esa es la idea que defiende el Consejo de Registradores. Vicente Carbonell considera que de ahora en adelante los bancos aumentarán sus restricciones “tanto en la cantidad de crédito que conceden como en el tipo de interés que van a cobrar. Eso es inevitable”.

La decisión del Supremo, que el 9 de mayo emitió una sentencia declarando nulas todas las cláusulas que no respetaran los principios de transparencia, coincide con un momento en el que el euríbor a doce meses se encuentra en mínimos históricos mientras la firma de hipotecas suma ya 35 meses consecutivos a la baja.El pasado mes el índice al que están referenciadas la mayoría de hipotecas cerró en el 0,484% mientras que en marzo la hipotecas constituidas registraron un descenso del 34.%

La caída del euríbor debería traducirse en un rebaja de las cuotas a pagar por parte de los hipotecados. Sin embargo, la realidad revela una cara más amarga. Las entidades, anticipándose a la caída continuada del indicador, decidieron blindarse y establecieron unos intereses mínimos para seguir percibiendo lo mismo y que sus cuentas dañadas por el sector inmobiliario se resintieran lo menos posible.Sin embargo, la que hasta ahora ha sido la herramienta estrella parece que empieza a tener los días contados. Esto puede traer consigo un ascenso de los diferenciales que acompañan al euríbor. De ser así, y todo apunta a que acabará ocurriendo, la tendencia que impera desde el inicio de año, de ascenso prolongado de los diferenciales, se afianzaría. Según datos del Banco de España el tipo medio ponderado de los nuevos contratos se situó en abril en 3,1% frente al 3,45% del mismo periodo del año anterior. Aunque el interés es menor, el problema radica en que lo que esconden estas cifras. Mientras que en el cuarto mes del año el euríbor se situaba en el 0,528%, un año antes cerraba en el 1,368%. Esto indica, a pesar del descensos, que los diferenciales han pasado del 2% al 2,6%.

La decisión del alto tribunal no tiene carácter retroactivo, es decir, los bancos dejarán de percibir dinero por ellas pero en ningún momento indemnizarán a los afectados. El sector financiero no atraviesa un buen momento y si ya de por sí esta decisión trastoca las cuentas, la indemnización a los consumidores causaría un agujero mayor.

Normas
Entra en El País para participar