Editorial

La vivienda tiene solución a mano

Los últimos datos estadísticos sobre compraventa de viviendas empiezan a señalar cierta recuperación del mercado, especialmente en algunos segmentos como la costa y en algunas áreas, como las más turísticas. Tras cinco años de dura crisis y una atonía que ha dejado la actividad inmobiliaria en estado de coma, los propietarios de casas, sean empresas o particulares, han admitido definitivamente que la única solución realista para colocar sus activos está en el precio. Aunque con una lentitud tan indeseable como exasperante, el goteo de rebaja del precio sigue inexorable y, aun creciente. De hecho, según el índice que elabora el INE, el primer trimestre del año el precio de la vivienda cayó el 6,6% sobre el mismo periodo de un año antes, en lo que es la mayor rebaja trimestral de la serie histórica, que data de 2007, justo al comienzo de la crisis. En tasa anual, la depreciación supera el 14%. Los recortes acumulados llegan así al 35,5% en estos cinco años, pero los expertos prevén aún más caídas, hasta superar incluso el 50%. Esto indica tres cosas. Primera, que en el precio está la clave de la recuperación del sector. Segunda, que para el negocio mejor hubiera sido una caída drástica que esta lenta y larga tortura. Y, tercera, que las dos anteriores dan claras señales a la banca y Sareb sobre lo que conviene hacer para vender los pisos acumulados.

Normas
Entra en El País para participar